domingo. 23.06.2024

ALMERÍA.- La alcaldesa de Almería, María del Mar Vázquez, ha comprobado de primera mano el avance de las obras de rehabilitación que se están llevando a cabo sobre el edificio del antiguo cine Katiuska, en el barrio de Pescadería, unos trabajos que superan el veinticinco por ciento en su grado de ejecución para convertir este inmueble “en un nuevo espacio cultural y dinamizador para la zona y el conjunto de la ciudad”.

Acompañada de la concejala de Obras Públicas, Mantenimiento, Accesibilidad y Economía Azul, Sacramento Sánchez; responsables de la empresa adjudicataria encargada de la ejecución de las obras, ‘Albaida Infraestructuras’; Dirección Facultativa y técnicos municipales, la alcaldesa subrayaba, tras la visita, “la importancia que esta actuación supone a nivel municipal, recuperando un inmueble en desuso, enclavado en pleno Casco Histórico, para convertirse en un edificio moderno, versátil y funcional. Con ello se devolverá al barrio un espacio emblemático transformado en un referente cultural”.

El edificio, de 1904 y obra del arquitecto Trinidad Cuartara, concebido originalmente como almacén de uva y poco antes de la Guerra Civil reformado como sala de cine, mantiene en su rehabilitación su concepción y carácter a nivel exterior, rememorando su consideración histórica, y se remodelará completamente en su interior para adecuarlo a los nuevos usos previstos.

Para comprobar el resultado final de esta actuación, conforme al proyecto que para ello se ha redactado, habrá que esperar aún unos meses si bien, como así ha podido constatar la alcaldesa en esta visita, las obras en marcha evidencian los importantes cambios que, tanto en el edificio como en el conjunto de la zona, están por llegar gracias a la inversión total de más de 1,2 millones de euros.

Más en detalle Vázquez ha comprobado los primeros pasos abordados de una rehabilitación iniciada con sondeos arqueológicos previos y los trabajos de limpieza interior del inmueble, la demolición de cubierta – manteniendo las vigas estructurales -, cimentación, instalación de infraestructura (saneamiento) o la construcción del foso que dará cabida a la instalación de un ascensor. Actualmente los trabajos interiores se compaginan con la restauración de fachada, culminándose la parte trasera del edificio y el lateral de la calle Socorro para, a continuación, enfrentar la fachada de la calle Hernández, sobre la que se actuará además con la protección de una línea eléctrica. En paralelo se van a realizar ensayos estructurales sobre los muros existentes para comprobar la carga del forjado.

Asimismo, la alcaldesa ha recordado que esta actuación, enmarcada dentro del proyecto CAMINA, contribuirá al objetivo de crear un eje cultural en torno a tres barrios de la ciudad, el Casco Histórico-Almedina, Centro Ciudad y la Chanca-Pescadería, que a nivel de dotaciones y equipamientos se concreta con la rehabilitación de este edificio, además de otros dos referentes como son el Mesón Gitano y el Museo Doña Pakyta.

“Como saben, CAMINA es un proyecto que lidera el Ayuntamiento de Almería. Se trata de una iniciativa ambiciosa, además de preciosa y práctica, tanto en su contenido como en su narrativa, que al amparo de la Comisión Europea y de su iniciativa “Acciones Urbanas Innovadoras” impulsa el desarrollo urbano sostenible, centrado en las personas. Con ello, se promueve la integración socio-territorial a través de la cultura. Esto se traduce en unir personas desde la diversidad y compartir espacios y llenarlos de vida, disfrutando de nuestra cultura común, de nuestras raíces y de nuestras identidades”, ha explicado la alcaldesa.

Katiuska, el proyecto

De dos plantas, una vez rehabilitado, el edificio tendrá un acceso principal, al primer nivel, desde la calle General Luque y un segundo acceso, desde la calle Hernández, que comunicará con la entreplanta. Ambas plantas se comunican interiormente mediante una escalera y un ascensor. La superficie total construida del edificio es de 604,86 m2.

Los trabajos de rehabilitación se centrarán fundamentalmente sobre la envolvente y fachada del edificio reconstruyendo revestimientos, elementos de piedra, molduras de ventana y cornisas, incluyendo además la reparación estructural de los muros de carga. La actuación a nivel técnico sobre el edificio afecta también a nivel de estructura, recuperándose para los nuevas necesidades de uso que tendrá el inmueble las viguetas que conforman el forjado primitivo.

Gran espacio central

En el interior se proyecta la ejecución de dos núcleos verticales, cercanos a las fachadas cortas respectivamente, que introduzcan iluminación natural en el edificio. Al fondo, adyacente a la fachada norte, se proyecta un patio ajardinado, en torno al que se dispondrán los espacios más fragmentados del programa de necesidades del edificio: aseos y áreas de talleres y exposiciones.

Próximo a la entrada principal, en la fachada sur, se dispone un hito (vidrio u-glass) que contendrá el ascensor y la recepción, y que busca la entrada de luz difusa desde la cubierta a esta parte del edificio y que ejercerá de “faro-guía” como parte del edificio. También respecto al interior, se conforma una entreplanta que ocupa todo el ancho del edificio en sus extremos, en torno a los núcleos verticales de iluminación, y que se unen mediante una zona de “palcos”, abierta sobre el “patio de butacas” del edificio. El tratamiento interior pretendido es simple, de forma que permita que la atención del usuario se mantenga sobre las actividades que se produzcan en el edificio.

Distribución de usos

Respecto de los futuros usos del edificio, el concepto de diseño de las plantas viene condicionado por las comunicaciones interiores que inducen tanto una escalera, de dos tramos paralelos, situada en el centro de la planta, como de la presencia de un ascensor, de doble embarque a 180º, dispuesto en el interior del hito traslucido próximo a la entrada principal.

Planta baja

La entrada principal al edificio se realiza por su fachada sur, que contiene un elemento cilíndrico traslucido en cuyo interior se sitúa el ascensor, la recepción y cuartos de informática y archivo. Albergará la zona principal de talleres, dispuesta en doble altura, junto con el archivo multimedia situado bajo la pasarela de la entreplanta, paralela a la fachada de la calle Hernández. Adyacente a este “patio de butacas”, hacia el norte, y bajo la entreplanta, se dispone un área destinada a exposiciones temporales, el núcleo de aseos, y el patio ajardinado que atraviesa verticalmente todo el edificio, hasta la cubierta.

Entreplanta

A partir del acceso exterior a esta planta, desde la calle Hernández, se configura una zona multifuncional que, mediante el empleo de tabiques móviles, permite su uso como zona de exposiciones o salas multiusos, de forma independiente al resto del edificio. Esta área se ilumina de forma natural con el patio ajardinado.

Sobre el archivo multimedia, se construye una pasarela que alberga la zona de trabajo multimedia, y que se abre sobre la zona de talleres de planta baja. En esta pasarela se sitúan la escalera y el ascensor de comunicación vertical entre ambas plantas.

Cubierta

Se proyecta la construcción de una cubierta ligera, tipo ‘Deck’, en la que se situarán dos zonas de maquinaria de climatización, adyacentes a las entradas de iluminación natural al edificio: Patio ajardinado y núcleo de ascensor. El acceso a la cubierta es de tipo restringido, exclusivo para mantenimiento, y se produce a través de la losa de cubierta del ascensor.

CAMINA es una iniciativa apoyada por la Unión Europea que busca construir una narrativa cultural de la ciudad, conectando agentes culturales, sociales y vecinales con promotores culturales (socios del proyecto) para la creación de proyectos culturales, que deben poner en valor la diversidad cultural y el patrimonio almeriense y permitirán definir un eje cultural en torno a tres barrios de la ciudad, el Casco Histórico-Almedina, Centro Ciudad y la Chanca-Pescadería. Zonas que concentran la actividad cultural del proyecto tomando como referencia los inmuebles del Mesón Gitano, el Museo Doña Pakyta y el antiguo Cine Katiuska, una vez rehabilitado.

Las obras de rehabilitación del antiguo cine Katiuska, en Pescadería, redescubren las...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad