martes 24/5/22

ALMERÍA.- Las asociaciones Amigos de la Alcazaba, Bicentenario de los Coloraos y Ecologistas en Acción que presentaron recurso contra la iniciativa del Ayuntamiento de Almería de sacar de la Plaza Vieja los árboles para hacer una zona diáfana, han suscrito un artículo en el que celebran la sentencia del TSJA que defiende que no se muevan de donde están y confían en que el equipo de gobierno suspenda el proyecto que tenía previsto y se ponga a arreglar la plaza "de forma respetuosa con su patrimonio".

Artículo

En una sentencia de 16 folios el TSJA da la razón al recurso presentado por las asociaciones Amigos de la Alcazaba, Bicentenario de los Coloraos y Ecologistas en Acción. Destaca los valores históricos y ambientales de la Plaza Vieja, tal como defendimos, argumenta que “desde su creación la Plaza Vieja ha estado ajardinada” y desmonta los argumentos alegados por el Ayuntamiento de Almería para eliminar los árboles (y el Pingurucho) y hacer una “plaza diáfana”.

La concejala Ana Martínez Labella discrepa de la sentencia de los jueces y, con el talante que le caracteriza, culpa a las asociaciones Amigos de la Alcazaba, Bicentenario de los Coloraos y Ecologistas en Acción de “inmovilistas” y de impedir el “desarrollo” de Almería. 

Es de suponer que la misma acusación de “inmovilistas” se le aplicará a los jueces que ha negado la razón al Ayuntamiento. Quienes son evidentemente inmovilistas son los árboles y también los monumentos, que con su presencia contribuyen a un casco histórico y una ciudad más amable para sus ciudadanos y con identidad y orgullo ante quienes nos visitan.

Por todo ello, las tres asociaciones denunciantes muestran su más profunda satisfacción por esta sentencia, ejemplar por sus planteamientos en favor de los valores históricos y ambientales de la Plaza, que el Ayuntamiento ha ignorado manifiestamente desde que hace 4 años quiso eliminar sus árboles y su Pingurucho, sin que nunca haya presentado un argumento civilizado para ello. 

¿Y qué ocurre con el Pingurucho? Nuestro monumento, que está en la Plaza Vieja desde la misma época que los árboles centenarios y el edificio del Ayuntamiento, debe quedarse donde está. Actualmente permanece en el “limbo urbanístico”, por lo que no se menciona en la sentencia. Pero si hace 4 años decíamos que “los árboles no te impidan ver el Pingurucho”, ahora habría que decir “los árboles protegen al Pingurucho”.  Si los árboles se quedan, ¿qué explicaciones daría el Ayuntamiento para eliminar el Pingurucho? Si lo intentara se le verían todas las vergüenzas y volvería a darnos la razón cuando decíamos que el objetivo final de la plaza diáfana no era otro que cargarse nuestro monumento.

Esperamos que este revés judicial haga que el Ayuntamiento abandone definitivamente su proyecto de “plaza diáfana” y se dedique a arreglar la plaza, tras tantos años de obras, de forma respetuosa con su patrimonio. Eso es el Progreso.

Celebran que la sentencia del TSJA obligue a dejar los árboles de la Plaza Vieja de...
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad