lunes. 20.05.2024

Patrimonio sugiere recuperar el contacto con el claustro de Las Claras en la remodelación de la Plaza Vieja

Las obras para la remodelación de la Plaza Vieja conforme al último proyecto aprobado por el Ayuntamiento, que permitirá mantener el arbolado existente así como la columna conmemorativa a Los Mártires por la Libertad, podría ser una oportunidad para recuperar el contacto entre este espacio y el claustro del Convento de las Claras, donde hay un monumento funerario "con una gran cruz de mármol con limoneros" que "antiguamente estaba comunicado con la Plaza Vieja".

ALMERÍA.- Las obras para la remodelación de la Plaza Vieja conforme al último proyecto aprobado por el Ayuntamiento, que permitirá mantener el arbolado existente así como la columna conmemorativa a Los Mártires por la Libertad, podría ser una oportunidad para recuperar el contacto entre este espacio y el claustro del Convento de las Claras, donde hay un monumento funerario "con una gran cruz de mármol con limoneros" que "antiguamente estaba comunicado con la Plaza Vieja".

Así lo sugirió el vocal de la Comisión Provincial de Patrimonio Diego Cruz Valera, el abogado urbanista que forma parte del órgano como persona de reconcido prestigio en patrimonio histórico, durante la sesión en la que se dio el visto bueno al proyecto planteado por el Consistorio el pasado mes de enero.

En concreto, y según recoge el acta de la reunión consultada por Europa Press, el vocal consideró que aprovechando el proyecto de remodelación estimado en unos 2,5 millones de euros, "sería ocasión de sugerir que se contacte con la comunidad de religiosas y busquen alguna solución consensuada para que el paseante de la Plaza de la Constitución tenga al menos la posibilidad de contemplar la cruz en el patio de limoneros".

Según detalló, tanto el patio como los arcos del claustro que dan a la Plaza Vieja quedaron cerrados con una cancela de hierro para "preservar la intimidad de las monjas de clausura", de modo que tmabién se adhirieron unas placas opacas de hierro que impiden ver la cruz desde la Plaza Vieja.

"Actualmente la única forma de contemplar la cruz y el patio con limoneros es desde la azotea del centro de interpretación patrimonial", expuso durante su turno de palabra en el que precisó que en aplicación de la Ley de Memoria Histórica "se retiraron unos yugos y flechas de la cancela" que daba a la plaza.

Durante la presentación del proyecto, que aguarda su salida a licitación con el objetivo de que las obras puedan estar finalizadas antes del verano de 2025, no se determinó específicamente la posibilidad de abordar este contacto con el convento en base a las sugerencias realizadas por el miembro de la comisión, en la que años atrás se había dado el visto bueno a un proyecto distinto, sin árboles ni 'Pingurucho'.

El nuevo documento está condicionado por la obligatoriedad de conservar los ficus que forman un anillo interior alrededor del monumento a los Coloraos y el propio monumento, que tienen "un impacto importante sobre el conjunto de la plaza".

En este contexto, se propuso una plaza en la que el pavimento forma una gran alfombra de formas geométricas que permite la integración de los elementos preexistencias de este espacio y que, desde la altura, revela un mosaico con el Sol de Portocarrero --o Sol de Villalán--, uno de los símbolos ligados a la ciudad.

La actuación elevará la cota central de la plaza a fin de salvaguardar los restos arqueológicos existentes en el subsuelo. Asimismo, se añade nueva vegetación ornamental y zonas de estar en cada uno de los ficus para aprovechar las sombras, con bancos de piedra.

Dicho sol mira hacia la fachada principal de la casa central del Ayuntamiento, como elemento arquitectónico principal del conjunto. Alrededor del mencionado símbolo se organiza el tráfico eventual rodado, que da acceso a los vehículos institucionales y de emergencias.

Entre esta banda de tráfico rodado eventual y las fachadas de los edificios, se sitúan las terrazas de cafeterías que dan servicio a los locales que se destinen a hostelería.

De esta forma, el soportal perimetral que en la actualidad se encuentra interrumpido por mesas, quedará liberado, para el tránsito peatonal cubierto. Para ello, en los soportales se realiza una intervención general para conseguir la unidad y uso público, mediante recuperación de la sillería de las arcadas y un revestimiento de madera natural en los techos.

PLANO EXPLICATIVO ANTE LA ALMEDINA

La obra contempla la unificación del espacio con la Plaza de la Administración Vieja, a través del pavimento y la iluminación. Esta plaza es la puerta de entrada a la Almedina, por lo que se propone instalar en el pavimento un plano explicativo de la ciudad antigua, grabado en plancha de bronce o latón.

También se observa dar continuidad al espacio a través del acceso en Plaza Marín a través del pavimento, el mobiliario urbano, la iluminación y una banda de cinco árboles que generen sombra sobre las terrazas.

El espacio de la plaza quedará iluminado mediante la instalación de báculos de diez metros de altura que soportan diferentes proyectores led de luz cálida, que iluminan el plano de suelo y las fachadas que conforman la plaza.

Los soportales se iluminan mediante bañadores led de techo de luz cálida instalados en las pilastras. Bajo los bancos y los alcorques se instalará iluminación mediante tira de leds.

EUROPA PRESS

Patrimonio sugiere recuperar el contacto con el claustro de Las Claras en la...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad