sábado. 03.12.2022

ALMERÍA.- El hasta ahora portavoz de Cs en el Ayuntamiento de Almería, Miguel Cazorla, ha comunicado este viernes su baja en el partido y su solicitud para pasar al grupo de no adscritos en el pleno municipal después de que la formación decidiera no renovarlo como candidato a la Alcaldía de Almería para las elecciones municipales de 2023, para las que ha designado al coordinador provincial y también edil, Rafael Burgos.

En rueda de prensa, Cazorla ha explicado que ha convocado para el próximo 18 de noviembre en el Hotel Torreluz un "encuentro de convivencia" para "hablar de ciudad", por lo que ha hecho una "llamamiento público a todos los almerienses que se sientan libres, que no tienen que agradecer prebendas a nadie" para que concurran y poder tener así una "toma de contacto" de cara a un posible nuevo proyecto político aún no decidido.

Bajo la máxima 'Veritas vos liberabit' a la que se ha referido en varias ocasiones, Cazorla ha dirigido gruesas palabras contra la formación en su escrito de baja, que ha registrado a las 10,39 horas de este mismo viernes, en el que ha criticado la "falta de respeto al trabajo realizado durante casi una década", cuando fue uno de los precursores de la formación en la provincia, así como a la "lealtad y la disciplina de partido".

El exdirigente de Cs considera que se le ha apartado de la carrera a la Alcaldía "sin justificación alguna" y "pisoteando mi dignidad, sin aportar ni una sola razón" y de manera "humillante ante la ciudadanía almeriense", según ha reproducido durante una comparecencia en el que ha estado acompañado de algunos militantes y también de sus familiares, quienes, según ha dicho, le han animado a dar el paso.

El hasta ahora portavoz de la formación 'naranja' en el Ayuntamiento ha explicado que fue el secretario de Organización del partido quien le comunicó que no sería candidato mediante una llamada en mitad del Pleno ordinario que se celebraba el pasado miércoles, sin que pudiera darle "un solo motivo". A partir de ahí, ha asegurado que ha pasado dos noches de "duelo".

"La respuesta fue 'no existe ninguno, solamente que hemos querido cambiar de cara'", ha añadido antes de puntualizar que rechazó ir de 'número dos' en la lista porque hubiera sido una "humillación". "Si hubieran puesto a David Bisbal de cabeza de lista hubiera ido, pero no es el caso", ha ironizado al respecto.

Cazorla ha justificado el no devolver su acta de concejal al asegurar que quiere terminar lo que empezó, si bien ha reconocido que llegó a ser "muy crítico" con los concejales que abandonaron sus filas para pasarse al grupo de no adscritos, entre ellos la exedil Mabel Hernández, de su propio partido, durante el pasado mandato.

BURGOS, "MÁS METIDO EN EL PP QUE EN CS"

Del este modo, ha arremetido contra Burgos, "una persona que lleva más de tres años y medio sin estar en contacto con la ciudadanía a nivel municipal, sin aportar nada, teniendo acceso a la agendas, más metido en el PP que en Cs", lo cual cree además que "es dominio publico". "La amistad no ha servido para nada", ha apostillado en relación a quienes le han "traicionado" al aceptar ser alcaldables cuando se lo han ofrecido.

Cazorla ha expresado su rechazo a la tendencia del partido, "vendiendo la marca por un puestecito" y "liquidándola" en Almería al verse excluido, por lo que también ha criticado las "negociaciones" para que 38 personas vinculadas a la formación 'naranja' contaran con un puesto en el Gobierno andaluz tras las elecciones autonómicas de junio, "algo que yo jamás habría hecho" y de las que, según ha recalcado, avisó a los máximos órganos del partido.

"Al PP, el tiempo dirá si han tenido que ver algo o no", ha dicho Cazorla en cuanto a las sospechas de que desde otros partidos se haya podido presionar para evitar su candidatura. En su mismo escrito de renuncia, el concejal hace referencia a este mismo aspecto y afirma que siempre "hay alguien que mina y busca hacer mella para poner personas lapsas que sean moldeables y así mantener los chiringuitos y puestecitos".

Con ello, el concejal cree el municipalismo "no importa" a Cs, que ha tratado de "silenciar" los asuntos que él trataba de defender. "Me voy al grupo de los no adscritos para seguir trabajando por los almerienses, que es la única motivación que me lleva a estar en política", ha afirmado sin querer determinar si planteará proyecto para mayo de 2023. "Ahora no toca hablar de eso", ha añadido.

De momento, el concejal espera congregar el viernes de la próxima semana a un grupo de personas "casados de la dejadez" y que no tengan "miedo de perder su trabajo" o a "ningún tipo de represalias" para "hablar de la ciudad" y palpar los ánimos. "Puede que estemos tres personas o puede que 30, lo importante es que hablemos de Almería, que es lo que me mueve", ha dicho.

En cualquier caso, por el momento desconoce si volverá a optar a la Alcaldía de Almería, ya sea con una nueva formación, adscrito a una ya existente o como independiente. "No tengo todas las variables que hay que tener. Cuando las tenga, las diré", ha atajado antes de puntualizar que "si los almerienses quieren y lo ven palpable, lo haré, y si no, no lo haré".

EUROPA PRESS

Cazorla se da de baja de Cs, se pasa a no adscritos y sopesará volver a ser candidato a...
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad