sábado 4/12/21

Profesionales de Urología de Puerto Real y Cádiz unifican experiencias sobre la Enfermedad de La Peyronie

El Hospital Universitario de Puerto Real, en la provincia de Cádiz, ha sido escenario recientemente de dos sesiones de cirugía reconstructiva urogenital en pacientes con Enfermedad de La Peyronie; profesionales de las unidades de Urología de este centro y del Puerta del Mar de Cádiz se han unido para, con esta colaboración, unificar experiencias en el abordaje de esta patología.

PUERTO REAL (CÁDIZ), 12 (EUROPA PRESS)

El Hospital Universitario de Puerto Real, en la provincia de Cádiz, ha sido escenario recientemente de dos sesiones de cirugía reconstructiva urogenital en pacientes con Enfermedad de La Peyronie; profesionales de las unidades de Urología de este centro y del Puerta del Mar de Cádiz se han unido para, con esta colaboración, unificar experiencias en el abordaje de esta patología.

Según ha informado la Junta en una nota, los facultativos especialistas de área Rodrigo García-Baquero, responsable de la cirugía reconstructiva en el Puerta del Mar, y Fátima Ramírez y Elba Canelón, del Hospital de Puerto Real, han sido los encargados de las intervenciones, ya que cuentan con una amplia experiencia en la materia, con resultados notables.

La Enfermedad de La Peyronie es relativamente frecuente; afecta a hasta el 20 por ciento de la población masculina, generalmente por encima de los 50 años, e impacta radicalmente en la calidad de vida sexual: la patología consiste en una formación fibrótica, sin causa definida, que afecta a la túnica albugínea de los cuerpos cavernosos del pene, causando dolor, inicialmente, e incurvación variable cuando el pene se encuentra en erección.

En la fase aguda inicial, de unos 3 a 12 meses de duración, la incurvación aparece, el dolor en la erección es característico y el tratamiento con medicamentos para la disfunción eréctil como el tadalafilo y los dispositivos de tracción peneana parecen aliviar la sintomatología y frenar la evolución de la enfermedad.

En la fase estable, a los 12-18 meses del inicio, el dolor cede y la incurvación se estabiliza. Es en esta fase de estabilización cuando se puede proponer una cirugía correctora de la deformidad peneana, ya que las posibilidades de que vuelta a reagudizarse la enfermedad son muy bajas.

La cirugía correctora de la incurvación peneana puede ser una cirugía de plicatura (cuando es leve) o una cirugía de incisión de placa y colocación de parche. La primera consiste en generar puntos de tensión en el lado contralateral de la curvatura para enderezar el pene a costa de un leve acortamiento de la longitud total.

Por su parte, la cirugía de incisión y colocación de parche incide sobre la placa fibrótica, estira, endereza el pene y coloca un parche de tejido sintético, si es necesario para cubrir el defecto. Aunque el acortamiento es menor en esta cirugía, el riesgo de disfunción eréctil secundaria debe ser tenido en cuenta.

Profesionales de Urología de Puerto Real y Cádiz unifican experiencias sobre la...