domingo 23/1/22

Las testificales en el caso contra el presidente de Verdiblanca revelan el uso de las restricciones COVID para obviar los estatutos de la organización

Las Asociación para la Libertad de Verdiblanca mantiene su propuesta de nombrar urgentemente una gestora ante el daño que el juicio provocará a la institución
Protesta de trabajadores y socios en Verdiblanca
Protesta de trabajadores y socios en Verdiblanca

ALMERÍA.- Las declaraciones prestadas en sede judicial por la directora del Área Social y Corporativa y una vocal de la Junta Directiva han vuelto a poner de manifiesto a juicio de la Asociación para la Libertad de Verdiblanca, “no sólo las irregularidades por las que el juzgado ya invalidó las convocatorias fraudulentas por las que se erigió presidente, sino que hubo una clara premeditación al prepararse el terreno con despidos de personas clave en el entramado de la organización, un burdo intento de compra voluntades con prebendas como la compra masiva de jamones que enviar a los asociados trabajadores y a los que según han testificado, también recibieron los miembros de la junta directiva, y otras personas ajenas a la organización, o utilizando las restricciones por la Covid a conveniencia de sus intereses en cada momento”, afirma la portavoz del colectivo de trabajadores, María José López. “En cualquier caso seguimos tendiendo la mano para sea una gestora la que vuelva a encauzar a la asociación por unos parámetros normales, centrados en el trabajo, la asistencia a los socios y la prestación de servicios a terceros, que de donde nunca debimos salirnos” mantiene López ante los 320 días con una junta directiva invalidada y dos años sin presentar cuentas.

En las declaraciones de las personas que han sido llamadas a declarar por las causas que han llevado a imputación de Sánchez de Amo por un delito de administración desleal “reconocen que en la reunión del día 27/10 acordaron suspender las elecciones, pero no la aprobación de cuentas porque suponía mucho riesgo económico para la entidad, y sin embargo el 28/10 notificaron a los socios la suspensión de todas las asambleas. Se cae en las naturales contradicciones de quienes llevan la lección aprendida pero que, obviamente, no están dispuestas a asumir ninguna responsabilidad sobre los hechos ocurridos, con lo que todos señalan a la única persona que ordenaba y mandaba, que no es otra que Antonio Sánchez de Amo”, afirma.

La primera ronda de declaraciones se ha llevado a cabo en el Juzgado de Instrucción Número 1 de Almería, ante cuyo titular testificaron dos de las personas que estuvieron presentes en aquella reunión en la que se suspendieron las asambleas. En estas vistas se reúnen los hechos para conocer las responsabilidades de cada uno de ellos en una causa mayor, como es la investigación de una administración desleal tipificada en el código penal y que es, en estos momentos, la que se imputa al presidente accidental de Verdiblanca.

Los promotores de la Asociación para la Libertad de Verdiblanca creen que sus abogados ya han conseguido acreditar, sólo con estas dos primeras declaraciones, que los despidos de personas clave en la relación con los socios y con la gestión de la organización, como fue el sufrido por el exdirector general de la entidad nueve meses antes de su retirada por jubilación, tenían como fin amañar la reelección de Sánchez de Amo. De las declaraciones se extraen datos suficientes que contradicen el relato de la actual dirección accidental de la organización, “ya que pese al enorme coste que suponían algunos de estos despidos eran vitales en su estrategia de intentar callar cualquier voz discrepante que alertase al colectivo, mientras faltaban a la verdad cuando anuncian la suspensión de todas las asambleas, o cuando dicen que no presentar cuentas no es un riesgo para la entidad” aclaran desde el colectivo que destapado los hechos.

_______

Las testificales en el caso contra el presidente de Verdiblanca revelan el uso de las...
Comentarios