domingo. 16.06.2024

ALMERÍA.- SATSE ha constatado como, una vez más, los responsables de los distintos centros sanitarios han reutilizado los viejos argumentos de años pasados para intentar maquillar una verdad incuestionable, como es que, en mayor o menor proporción, la práctica totalidad de todos los hospitales, cierran camas aprovechando el periodo estival.

La primera “falsa verdad”, según SATSE, que no se cansa de repetir el SAS, es que lo que se produce es una redistribución de las camas que responde a la menor demanda asistencial que hay en verano. Lo que no explican es que no hay una menor demanda asistencial por voluntad de la ciudadanía si no que es la propia administración la que provoca esta situación al paralizar las consultas externas, pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas no urgentes hasta después del verano.

Al respecto, el Sindicato de Enfermería critica que, en lugar de atajar el grave problema de las listas de espera, estableciendo un plan de choque, se opta desde el SAS por no rebajarlas durante los meses de verano. Todo ello cuando desde hace años no registrábamos unas cifras peores en lo que respecta a intervenciones quirúrgicas.

La segunda “falsa verdad”, apunta SATSE, es decir que las camas no habilitadas temporalmente pueden volver a utilizarse de manera inmediata si resulta necesario. Al respecto, SATSE quiere recordar situaciones de esperas de muchas horas, e incluso días, en los servicios de Urgencias de distintos hospitales para poder ser ingresado en planta al no haber camas disponibles.

SATSE denuncia el cierre de 90 camas en el Hospital Universitario Torrecárdenas, esta medida, que comenzará a aplicarse a partir de julio, afectará principalmente a las áreas de 1aA, 2a A del Hospital General y 2a Norte del Hospital Materno Infantil.

La última falsa verdad del SAS es afirmar que adecuan el número de camas en verano porque los profesionales sanitarios tienen derecho a cogerse sus vacaciones. Una interpretación torticera de la realidad al no señalar que si no hay suficientes profesionales es porque el porcentaje de sustituciones no cubre el 100% en el caso de enfermeras y enfermeros, siendo muy inferior en el caso de los fisioterapeutas, algo únicamente achacable a su deficiente gestión en materia de recursos humanos.

En lugar de seguir utilizando excusas muy alejadas de la realidad para intentar justificar lo injustificable e intentar confundir a la opinión pública lo que la administración sanitaria debería hacer es invertir los recursos y medios necesarios que eviten un problema que, año tras año se repite perjudicando a miles de personas.

SATSE denuncia que el Hospital Torrecárdenas cerrará 90 camas durante los meses de verano
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad