domingo. 23.06.2024

ALMERÍA.- La Audiencia Provincial de Almería ha condenado a un hombre que retuvo a su pareja sentimental, de la que le constaba una orden de alejamiento por una sentencia anterior, después de que esta volviera a denunciarle por malos tratos tras recibir un bofetón y haber sido amenazada de muerte, junto con su hijo, horas antes de ser agredida.

La sentencia, dictada en firme tras la conformidad mostrada por el acusado en el acto celebrado este martes en la Sección Tercera, tiene en cuenta la atenuante de reparación de daño tras la indemnización efectuada por el acusado, quien se enfrentaba hasta ocho delitos, entre ellos uno de residencia y lesiones leves a uno de los agentes que lo detuvo cuando trató de escapar por el balcón de la vivienda de la víctima.

Conforme al relato aceptado por el acusado, consultado por Europa Press, los hechos se desencadenaron el 30 de octubre de 2021 cuando el hombre se encontraba en la casa de la mujer y, en el transcurso de una discusión "con ánimo de amedrentarle e infundirle miedo" le dijo a la mujer que la iba a matar a ella y a su hijo, lo que creó "temor y desasosiego" en ella.

Así, fue al día siguiente cuando se produjo una nueva discusión en la que el hombre propinó una "fuerte bofetada" en la cara a la mujer, por lo que fue asistida en un centro de salud tras lo cual interpuso una denuncia ante la Guardia Civil ya de madrugada.

El acusado, al tener conocimiento de que había sido denunciado, se presentó en casa de la mujer al día siguiente, de modo que aprovechó cuando esta "salía para trabajar" para empujarla hacia el interior del domicilio, donde la retuvo contra su voluntad hasta las 19,00 horas con el fin de que "retirase la denuncia".

Cuando la víctima logró salir de la vivienda, dio aviso a la Guardia Civil y acudió a ampliar la denuncia del día anterior. Así, mientras esperaba en la comisaría, recibió un mensaje del acusado en el que le decía que ya se había marchado del domicilio, por lo que ella decidió regresar. No obstante, la mujer fue seguida por una patrulla de la Guardia Civil para su protección ante posibles eventualidades.

Al llegar a su casa la mujer comprobó que el acusado seguía allí, de modo que nuevamente le impidió salir de allí "reiterándole que quitase la denuncia". Mientras, la mujer se comunicaba con su móvil con los agentes, quienes pudieron comprobar que el hombre seguía en la vivienda con lo que, tras solicitar refuerzos y "ante el peligro inminente de la víctima", accedieron al interior.

Ante la irrupción de la Guardia Civil, el hombre trató de escapar por el balcón al patio interior de la casa haciendo caso omiso a las órdenes de los agentes, quienes le reclamaban que estuviera quieto, hasta tal punto que se abalanzó sobre uno de ellos para poder huir causándole lesiones en una mano y el cuello.

La acusación de la Fiscalía daba cuenta además de episodios anteriores de malos tratos una vez que la pareja había retomado la relación a pesar de la sentencia firme de agosto de 2019 que le condenaba a ocho meses de prisión por un delito de acoso y amenazas, la cual fue suspendida por dos años con la condición de que el hombre no volviera a delinquir. También le imponía 34 meses de alejamiento de la víctima.

En esta línea, apunta a discusiones que la pareja de había mantenido en algunos locales públicos que habían frecuentado conjuntamente, pese a dicha orden de alejamiento. "Si bien ambos parecían haber retomado la relación; esta se había deteriorado, siendo constantes las discusiones entre ellos", expone.

Con ello, el acusado "le dirigía constantemente expresiones humillantes con ánimo de amedrentarla y tenerla sometida a su autoridad, ofendiendo gravemente a la víctima y minando su moral".

Durante la relación de pareja se experimentaron fases de sometimiento y control por parte del acusado respecto de la denunciante, que se encontraba "en todo momento en estado de sumisión y aislamiento", para lo que atentaba contra ella físicamente con "golpes, empujones, sacudidas y patadas" así como con "insultos, vejaciones, menosprecio e intimidación".

El teléfono 016 es el número de información y asesoramiento jurídico para las víctimas de violencia machista y su entorno. Funciona las 24 horas, atiende en 52 idiomas, es gratuito y no deja rastro en la factura telefónica, aunque puede quedar registrado en ciertos terminales y debe ser borrado. El servicio también responde a través del correo [email protected] y presta atención mediante WhatsApp en el 600000016.

EUROPA PRESS

Condenado a más de cuatro años de cárcel por retener a su pareja tras denunciarle por...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad