domingo. 14.04.2024

ALMERÍA.- Una juez de Almería ha absuelto a un hombre de un delito de tráfico de drogas que acudió a una empresa de mensajería a interesarse por un paquete a nombre de otra persona que contenía unas fundas de cojín rellenas con varias bolsas de marihuana al no considerar probado que el acusado conociera el contenido del bulto, del que tampoco poseía resguardo para su retirada, en el momento de los hechos.

La magistrada considera que pese a que el acusado dio el nombre de pila de la persona a la que iba dirigida el envío en el mostrador de la empresa, lo cual podría apuntar a su participación en los hechos, se trata de un "indicio débil y aislado" que "no permite, por sí solo, interior que el acusado tenía conocimiento del contenido del paquete".

Según la sentencia, consultada por Europa Press, este "único dato objetivo acreditado" no puede ser suficiente para sostener la tesis de la Fiscalía, que pedía dos años de prisión y el pago de 50.000 euros, "por cuanto no viene reforzado o corroborado por otros indicios previos, coetáneos y posteriores" a la intervención de la droga para determinar que el acusado supiera qué había dentro del paquete y que, además, pensara destinar el estupefaciente al tráfico ilícito.

En este sentido, únicamente considera probado que poco antes de las 14,00 horas del 24 de junio de 2020 el acusado se presenté en la empresa de paquetería de la capital para interesarse por un paquete que había retornado a esas instalaciones desde su destino en Alemania enviado por una persona que no pudo ser identificada.

El citado paquete contenía siete fundas de cojines, en cuyo interior había unas bolsas de plástico termo-selladas con 6.720 gramos de cannabis, con una pureza de 25,15% y una valoración en el mercado ilícito de 34.272 euros. Al acusado le fue intervenido un teléfono móvil y 150 euros.

Fue la propia empresa la que, al recibir el bulto en sus instalaciones un día antes, alertó a la Policía Nacional dado el fuerte olor a marihuana que emanaba del mismo, de modo que fue sometido a una inspección policial por la que se comprobó que portaba varias dosis del estupefaciente.

El acusado, defendido por el letrado Nabil El Meknassi, llegó al día siguiente a la oficina, donde se interesó por la existencia del paquete, según explicó, a requerimiento de un conocido cuyo nombre coincidía con el del destinatario del bulto. Ni el teléfono ni la dirección postal aparejada al paquete se correspondían con un número español ni con un domicilio real en base a la investigación policial.

"No se ha acreditado que el acusado tuviera relación alguna con el destinatario de la droga en Alemania, ni se ha constatado la relación que tuviera con la persona le pidió el favor de que fuera a preguntar por el paquete, de la que sólo conocía el nombre, ni con la persona (si realmente se trata de la misma) que aparece en los fotogramas el día del envío del paquete a Alemania", resume la juez, para quien el "déficit probatorio" se podría haber "paliado" si se hubiera investigado el teléfono móvil incautado al acusado.

EUROPA PRESS

Absuelven a un hombre por un envío de marihuana al no probar que conocía el contenido...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad