martes 18/1/22

El nuevo obispo de Almería llama a "construir comunidad" ante un cambio que "genera incertidumbre"

El obispo Antonio Gómez Cantero, quien toma este martes el relevo de Adolfo González Montes al frente de la Diócesis de Almería, ha llamado a "construir comunidad" ante un "cambio" que genera "cierta incertidumbre".

ALMERÍA.- El obispo Antonio Gómez Cantero, quien toma este martes el relevo de Adolfo González Montes al frente de la Diócesis de Almería, ha llamado a "construir comunidad" ante un "cambio" que genera "cierta incertidumbre".

"Sé que ninguna transición es fácil, pues todo cambio genera cierta incertidumbre y provoca nuevas expectativas; confiémos y construyamos comunidad", ha indicado en una carta.

Gómnez Cantero ha agradecido los 19 años que su predecesor ha presidido la diócesis almeriense y ha asegurado que vive "con "con gozo e ilusionado en medio de esta Iglesia de Almería".

"Estoy aprendiendo mucho con vosotros, los jóvenes también me enseñáis", ha dicho para concluir que está ante un "momento ilusionante en el que la Iglesia busca la sinodalidad e invita a caminar siempre juntos".

En la jornada de este martes, el nuevo obispo ha procedido a confirmar todos los nombramientos hasta ahora realizados en esta etapa anterior de gobierno y a determinar que permanezcan del igual modo cesados el resto de oficios y comisiones de la Curia diocesana hasta que no se provea de otro modo.

Antonio Gómez Cantero fue nombrado coadjutor de Almería en enero, si bien en mayo asumió las funciones diocesanas por decreto del Papa Francisco para "proveer el gobierno" de la Iglesia "en circunstancias peculiares".

En este se le atribuían "exclusivamente los derechos, oficios y facultades" que competen de acuerdo a la normal legal al Obispo Diocesano.

Poco después, Adolfo González Montes defendía, ante las críticas, como "fructífera" gestión y lamentaba el "sufrimiento" que se le "ha infligido" por "rivalidades y envidias" en el marco de una homilia por el aniversario de su consagración episcopal.

Afirmó que en el discipulado de Jesús "no cabe rivalidad movida por el deseo de poder, y el manejo que manipula y subyuga sometiendo incluso por acoso y derribo para que cuanto peor le vaya a mi hermano, mejor me vaya a mi" y reprochaba las "desacreditaciones y descalificaciones" que achacaba a la "envidia ante los logros".

"Las rivalidades y las envidias han sido causa de muchos sufrimientos para mi como para tantos hermanos", trasladaba para aludir a que esas prácticas se deberían a la "necesidad" de "eliminar los obstáculos que impiden el protagonismo en exclusiva".

González Montes, quien adviertía de que "no se puede acomodar a los deseos de cada generación el anuncio del Evangelio, señala que ante "esas rivalidades y envidias" solo le restaba decir que sabe que "obedeciendo, sigo el camino de Cristo".

"Aun cuando no fuera justo el sufrimiento que se me ha infligido, tengo firme convicción de que no hubiera sido posible sin la complicidad de quienes lo han provocado", concluía para reivindicar sus 19 años como "de generosa dedicación sin reservas, años fructíferos de cambio muy profundo de las condiciones" de una Iglesia diocesana que, a su llegada, requería "estructuración" y también "consolidación espiritual y material".

EUROPA PRESS

El nuevo obispo de Almería llama a "construir comunidad" ante un cambio que "genera...
Comentarios