domingo. 25.09.2022

ALMERÍA.- El impacto de la Pandemia sobre el empleo demuestra un crecimiento de las horas extra durante la misma. Las horas extras han registrado un importante repunte: un 6,1% respecto al 2019, mientras que aquellas no pagadas registraron un incremento anual del 12,3%. Este incremento ha recaído sobre las mujeres principalmente, sobre todo en sectores esenciales, la educación, sanidad o actividades del hogar, donde su participación laboral es mayor.

Carmen Vidal Secretaria General de UGT Almería ha indicado que el hecho de que las mujeres acaparen tres cuartas partes del empleo parcial representa una fuente de precariedad laboral y abuso, a pesar de que en 2013 se prohibiesen las horas extraordinarias en contratos a tiempo parcial pasando a regular las denominadas horas complementarias. “Esta temporalidad que caracteriza el empleo femenino explica el reparto desigual de las tareas domésticas y de cuidados no remunerados. Las horas extras no pagadas tienen mayor incidencia en el sector educación, sanitario y de servicios sociales y hostelería en 2020”.

Según la EPA, 2020 Almería cerró con 8.600 desempleados más que el año anterior y situó a la provincia almeriense en 73.900 parados, 8.204 trabajadores en ERTE, incremento del Paro estructural y también de personas que agotaron todas sus prestaciones. Los sectores más perjudicados por la Pandemia han tenido que recurrir a los ERTE, indispensables para evitar más despidos, pero otros han intensificado la utilización de las horas extras. Con estas tasas de empleo tan elevadas contrasta el hecho de que en 2020 se podrían haber creado 1.500 puestos de trabajo a tiempo completo.

La implantación del teletrabajo para proteger la salud de los y las trabajadoras ha propiciado también la prolongación de la jornada laboral. Este abuso de las horas extras ha conllevado efectos perjudiciales para la economía y la sociedad pues suponen un salario perdido y un coste sobre la recaudación de la Seguridad Social si cuantificamos la cantidad de empleos a jornada completa a los que equivaldrían.

UGT propone una estrategia integral para corregir esta situación propiciada por la llamada “Flexibilidad en el trabajo” que es realmente una estrategia ineficiente de abuso de la situación del poder empresarial para perjudicar la calidad de vida de los y las trabajadoras en el empleo y al tiempo los ingresos públicos. Las medidas pasan cuatro ejes:

- Destinar mayores recursos a la Inspección del Trabajo para controlar el cumplimiento de la Jornada laboral pactada y acabar con el fraude de las horas extras.

-  Mejorar el registro horario en la negociación colectiva

-  Promover cambios legislativos que restrinjan el uso de las horas extras a aquellas realmente necesarias.

- Redistribución de los trabajos remunerados, domésticos y de cuidados. incrementando la participación laboral de mujeres con puestos de trabajo con más horas a la vez que se promueve un reparto más justo de las tareas del hogar.

Para UGT Almería, el proceso de reconstrucción debe servir para crear un nuevo modelo productivo que se cimente en una organización del trabajo más eficiente eliminando las horas extras y las no remuneradas que se realizan como norma y que suponen un fraude.

UGT Almería denuncia que la pandemia propicia el abuso de las horas extras
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad