viernes. 23.02.2024
ALMERÍA.- Feragua ha reunido a las principales organizaciones y comunidades del regadío almeriense para plantear un frente común de actuación ante una situación tan crítica como la de la actual sequía. En una jornada a la que han asistido los secretarios generales de la Consejería de Agricultura Manuel Gómez y Ramiro Ángulo, la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Almería, Arancha Martin, y el delegado provincial de Agricultura, Antonio Mena, los presidentes de Feragua, José Manuel Cepeda, Feral, Jose Antonio Fernandez, Junta Central de Usuarios de Aguas del Valle de Almanzora, Fernando Rubio, Aguas del Almanzora, S.A., José Caparrós Segura, y Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura, Lucas Jimenez, han coincidido en demandar a las administraciones una actuación rápida y decidida frente al déficit hídrico que sufre en general Andalucía y en particular la Cuenca Mediterránea Andaluza y la provincia de Almería, donde los embalses se encuentran en la actualidad al 11% de su capacidad.

Una situación que, a pesar de los recursos movilizados de las aguas subterráneas y de la desalación y la regeneración, está complicando enormemente la actual campaña para el regadío de toda la provincia, y en particular para las explotaciones de todo el levante almeriense, perjudicado además por la paralización del trasvase Negratín-Almanzora (debido a la situación hidrológica aún más crítica de la Cuenca del Guadalquivir) y la reducción al mínimo del trasvase del Tajo-Segura.

Las organizaciones de regantes reunidas por Feragua han demandado la ejecución urgente de las obras contempladas en la planificación hidrológica, entre ellas, la reparación y puesta en marcha de la desaladora del Bajo Almanzora I y la construcción de la Desaladora Bajo Almanzora II. Para el funcionamiento de estas desaladoras se requeriría no demorar las autorizaciones administrativas de construcción de la línea eléctrica que los regantes están desarrollando para el suministro eléctrico a las desaladoras. Asimismo, otras inversiones pendientes de ejecución son la obra de acondicionamiento y mejora de la Desaladora de Carboneras y la ampliación de la Desaladora del Campo de Dalías. Asimismo, de forma general, han solicitado un plan de impulso de sistemas de depuración de terciarios y apoyo a la modernización y han considerado fundamental fomentar y promover los contratos de cesión de derechos.

Los regantes almerienses comparten con las administraciones la apuesta por un mix hídrico de recursos superficiales, trasvasados, subterráneos, regenerados y desalados que sea capaz de ir reduciendo el déficit actual. Y esperan que la previsión de la planificación hidrológica, que contempla un déficit cero para la Cuenca del Mediterráneo en el año 2039 gracias a las aguas desaladas y regeneradas, se cumpla de manera efectiva. “Ojalá sea así, pero para ello se tienen que ejecutar las obras contempladas, algo que por lo general no ha ocurrido en el pasado en las cuencas andaluzas”, ha declarado el presidente de Feragua, que ha lamentado que en los últimos quince años, de acuerdo a los planes hidrológicos aprobados en las cuatro cuencas andaluzas, se deberían haber empezado 16 obras hidráulicas y 17 proyectos de modernización en Andalucía, pero la realidad es que solo hay una obra de incremento de regulación iniciada, la de Alcolea en la cuenca onubense del Tinto Odiel- y Piedras, y está paralizada sine die, mientras que la mayoría ni siquiera tiene proyecto terminado.

“En total, estamos hablando de una inversión de más de 2.000 millones que se debería haber hecho para aumentar la garantía de agua en Andalucía y que no se ha realizado, porque todos los proyectos se han quedado empantanados”, ha afirmado el presidente de Feragua. Un buen ejemplo de esta parálisis es el proyecto de Presa de Cerrada de la Puerta que incrementaría en 250 Hm3 el sistema de regulación general del Guadalquivir y se podría complementar con un sistema de almacenamiento de energía con un bombeo hacia en el embalse del Negratín y posterior turbinado del agua.

De hecho, desde 2009, año de entrada en servicio del embalse de la Breña II, no se ha iniciado una sola nueva obra de regulación en toda Andalucía, salvo la presa de Siles terminada en 2012, que no da servicio a sus usuarios por falta de conducciones. Y no porque no hayan sido estudiadas, contempladas y aprobadas y recogidas en los planes hidrológicos e instrumentos normativos que las administraciones competentes tienen para ello. “Simplemente, llevan catorce años durmiendo el sueño de los justos”, ha explicado el presidente de Feragua, José Manuel Cepeda, para quien la situación hidrológica que atraviesa Andalucía no es casualidad sino más bien causalidad. “Es el resultado inevitable de la parálisis política en la prevención de la sequía y de una política hidráulica que no está afrontando con determinación la amenaza del cambio climático y la lucha contra la desertización”, ha afirmado.

En esta situación, el presidente de Feragua, entidad que representa 350.000 hectáreas en toda Andalucía, de las que 24.000 Has están ubicadas en Almería en el Valle del Almanzora, ha pedido “la unión de todo el regadío andaluz”, señalando que esta es especialmente necesaria “en un contexto tan crítico como el que vivimos” y ha valorado la jornada celebrada en Almería como un hito en esta dirección, agradeciendo de forma especial su participación al Presidente de FERAL y portavoz de la Mesa de Agua de Almería, Jose Antonio Fernandez Maldonado, al Presidente SCRATS, Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura, Lucas Jimenez, al Presidente J.C.U. Valle de Almanzora, Fernando Rubio, y al presidente de Aguas del Almanzora, José Caparrós. “Ojalá este sea un paso importante para una actuación más coordinada y una integración aún mayor de todo el regadío almeriense y andaluz, de modo que podamos actuar con una voz más fuerte ante las administraciones y la opinión pública”.

Regantes de Almería suman fuerzas para pedir soluciones al déficit hídrico
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad