sábado. 02.03.2024

ALMERÍA. – La percepción es tan importante como la realidad, pues a veces es el anticipo de lo que sucederá en el futuro. Ojalá que no sea este caso. Pero el rebrote del Covid provocado por la variante Ómicron ha contagiado al sentimiento económico de la provincia de Almería. Así lo refleja el Barómetro de Situación Económica, correspondiente al segundo semestre del año 2021, elaborado por el Colegio de Economistas, y que vuelve a datos negativos.  

    La decana del Colegio de Economistas, Ana Moreno, ha afirmado, en la presentación híbrida (presencial y online), que “la previsión a medio plazo se antoja complicada, con la pandemia, la subida de precios de costes y de la inflación (6,5% en 2021), el conflicto de Rusia con Ucrania, y  el incremento de la energía”. El director del Barómetro reconoce que “la percepción sobre la situación económica de Almería, Andalucía y España ha empeorado con el avance de la sexta ola. Nuevamente, el pesimismo supera a las respuestas expansivas, aunque ciertamente en un nivel muy diferente al registrado en el inicio de la pandemia, cuando se registró un desplome histórico. Sin embargo, este sentimiento no coincide con la realidad, pues en el segundo semestre de 2021 todos los indicadores en Almería han sido positivos con reducción del paro a la época prepandémica”.

En la presentación del Barómetro también ha estado presentes el vicepresidente del Colegio, Francisco Sierra, y el secretario Carlos Cano. El estudio está basado en encuestas que se realizan a los colegiados. Según el mismo, la situación menos favorable también se ha dejado notar en la vertiente personal de los colegiados, donde el 22,4% ha manifestado un empeoramiento de ésta. 

Sobre la predicción de la marcha de precios en la primera mitad de 2022, el 88% piensa que seguirán aumentando, a la vez que casi un tercio de los encuestados considera que la inversión empresarial en la provincia va a reducirse, mientras que el 25% cree que aumentará.

En la nueva coyuntura los factores que más inciden sobre la competitividad de las empresas almerienses son, a juicio de los economistas encuestados, el precio de la energía y los costes salariales.

Cada Barómetro incluye preguntas específicas y en esta ocasión se ha indagado en la digitalización y en los fondos Next Generation. Los economistas reconocen que la pandemia ha acelerado el proceso de digitalización en los despachos y empresas, centrando las inversiones en software y hardware, así como en la formación del personal en nuevas habilidades relacionadas con la tecnología. Por otro lado, el grado de conocimiento sobre los fondos Next Generation no es muy profundo, aunque un 31% espera solicitarlos para su empresa o alguno de sus clientes. 

David Uclés concluye que “los economistas no esperan para 2022 una parálisis como en 2020, aunque se muestran cautos ante la incertidumbre”.  

Ómicron contagia a la confianza en la economía de Almería, según el Barómetro del...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad