miércoles 20/10/21

El comercio representa el 11% del PIB de Almería y es el segundo sector con mayor número de autónomos

 Asempal reivindica el papel del comercio de proximidad como generador de empleo y pilar social en los 103 municipios de Almería 
Directiva de Comercio de Asempal
Directiva de Comercio de Asempal

ALMERÍA.- El comercio de la provincia de Almería es un sector estratégico para la economía provincial, sin embargo, no es percibido externamente de manera proporcionada a su peso real ni a su importancia en la economía de Almería. La crisis generada por la covid-19 ha sacado a la luz la relevancia del comercio de proximidad, el más cercano a cada uno de nuestros barrios y municipios, para la recuperación económica y del empleo y su verdadera dimensión social.

Así se manifiesta la Federación Provincial de Comercio de Asempal, que ha realizado un informe que radiografía la situación y características del comercio en la provincia, un sector que representa en torno al 11% del PIB de Almería.

Tejido Empresarial de pymes y autónomos

El comercio en la provincia de Almería está formado por 11.992 empresas, lo que representa el 8,6% del sector en Andalucía. Hay 15.427 establecimientos comerciales, el 72% destinados al comercio al por menor. (Fuente. IECA. 2019) 

  • El 96% de las empresas de comercio minorista en Almería son autónomos y micropymes de carácter familiar y arraigo almeriense. 
  • Dada la proliferación de grandes superficies y centros comerciales, la densidad comercial de la provincia de Almería es de 439 m2 x1.000 hab., superior a la de Andalucía y la de España. La media andaluza es de 341 m2 x1.000 hab., y la media nacional es de 339 m2 x1.000 hab., ambas por debajo de Almería. (Fuente statista.com. INE)

No es cierto que exista déficit de dotación comercial en Almería, como suelen proyectar desde esferas de responsabilidad política. Tampoco, que haya correlación entre el nivel de riqueza y la implantación de grandes superficies comerciales. Muy al contrario, hay una correlación positiva entre el comercio de proximidad y el nivel de riqueza, ya que el comercio local reinvierte en mayor proporción en el territorio y genera un empleo mucho más estable. 

Comercio, casi el 20% de los autónomos de la provincia y fuente de empleo femenino 

En términos de empleo, destacar que, según datos de la Tesorería de la Seguridad Social, en abril de 2021, se contabilizaron 48.439 trabajadores en alta a la seguridad social en el sector del comercio (mayor y menor).

  • En esa misma fecha, había 11.160 personas en el régimen especial de autónomos en el sector, el 78,5% en comercio al por menor. El sector alberga al 18,3% del total de los autónomos de la provincia. El comercio minorista es, tras la agricultura, el sector productivo con mayor número de autónomos en la provincia.
  • Contratación. En el primer trimestre de 2021, se registraron 13.979 contratos en el sector del comercio. Del total de contratos formalizados, el 21% se dieron en este sector. El 65,27% de los contratos realizados fueron a mujeres. En el ámbito de la contratación, el peso de la provincia en el comercio andaluz es del 17,4%. (Junta de Andalucía. Observatorio Argos)

EL COMERCIO, MUCHO MÁS QUE UN SECTOR ECONÓMICO 

La Federación Provincial de Comercio de Asempal destaca también en su informe que existen otros muchos aspectos que convierten al comercio en mucho más que un sector económico, como es su contribución a la vertebración social y económica del territorio provincial.

Lo que aporta el comercio de proximidad

  1. Cadena de bienestar y empleo que repercute en todos los almerienses. Consumir en comercios de barrio, locales, significa que se invierte en Almería, ayudando a la prosperidad económica del territorio. Se genera y favorece la comunidad más cercana.
  2. Contribuye a la revitalización y revalorización de nuestras calles y barrios, aportándole un valor diferenciador.
  3. Su desarrollo en combinación con la hostelería genera atracción para el turismo.
  4. Contribuye a la seguridad ciudadana.
  5. Genera dinamización en sectores tan heterogéneos como el transporte terrestre, los servicios de almacenamiento, actividades inmobiliarias o los servicios financieros y administrativos, de publicidad, entre otros.
  6. Es sostenible ya que acerca el producto al consumidor en lugar de obligar a éste a desplazarse en vehículo.
  7. Su contribución a la protección del entorno (barrios con parques, colegios, zonas verdes y de fácil accesibilidad), da respuesta a una demanda cada vez más sensibilizada con el medio ambiente y los hábitos saludables.
  8. Produce menos aglomeraciones que otras fórmulas comerciales lo que le hace más seguro desde la perspectiva de la actual crisis sanitaria.
  9. Para el comercio de proximidad las personas están en el centro. Su relación con clientes y proveedores es cercana y garantiza calidad, asesoramiento y trato personalizado. Promueve la cohesión social y el modelo de ciudad mediterránea del que el comercio de proximidad forma parte.
  10. Su gran capilaridad con presencia en todos los municipios lo convierte en un sector clave para combatir la despoblación.
  11. Fuente de empleo femenino y sector tractor para la incorporación de la mujer al mundo laboral. La proporción de mujeres que trabajan en el comercio es elevada y superior a la media de la economía española.

NECESIDADES Y RETOS DEL COMERCIO

La Federación provincial de Comercio de Asempal aporta en su radiografía una serie de propuestas y demandas prioritarias para impulsar el comercio de proximidad y hacer frente a los retos de este sector en continua transformación.

  • Es vital que las administraciones con competencias en comercio establezcan políticas públicas concretas dirigidas a defender e impulsar el comercio local.  La Federación destaca, a modo de ejemplo, que aunque la Junta de Andalucía ha adaptado las líneas de ayudas que cada año pone al servicio del comercio para que se incluyan las inversiones que hay que hacer en medidas de seguridad frente al Covid y ha habilitado ayudas directas a las actividades comerciales, sigue destinando sólo el 0,05% de su presupuesto a un sector que aporta el 18,5% del empleo andaluz.
  • Son necesarias medidas que ayuden a las empresas a superar el desastre causado por la covid-19 y afrontar la recuperación, para lo que propone: prolongación de los ERTE, exenciones o bonificaciones de impuestos y tasas, ayudas al alquiler, ayudas directas, etc.

Solamente los costes sobrevenidos a consecuencia de la pandemia que el sector ha asumido, suponen un coste anual para el sector, a nivel nacional, de 514 millones de euros, según un reciente estudio de la CEOE. Un esfuerzo titánico para ofrecer la máxima garantía de seguridad en mascarillas, guantes, mamparas de protección, geles higienizantes, productos de limpieza, especialistas de desinfección, pegatinas y vinilos, termómetros, pruebas diagnósticas, costes de reorganización de mobiliario, etc.

  • Reducir la sobrerregulación y el exceso de trabas administrativas, no tener que aportar o justificar ante un organismo datos que ya conoce otro. 
  • Es necesario acabar con el desequilibrio de formatos a favor de los grandes centros comerciales. La Federación pide un marco legislativo que restituya el equilibrio entre formatos comerciales y sea consecuente con los beneficios que el comercio local aporta al interés general como hacen las regiones más desarrolladas de España. Este desequilibrio deslocaliza el consumo y lo desplaza a los centros comerciales. El consumidor no va a gastar más, sino que va a gastar lo mismo en otro lugar. 
  • El sector del comercio aboga por la racionalización de los horarios comerciales y lamenta la desregulación del Gobierno andaluz, al ampliar el número de domingos y festivos de apertura de comercios al año; de los 10 en 2019, hemos pasado a 12 en 2020, 14 en 2021 y a 16 a partir de 2022. Es decir, en tres años se incrementa un 60% el número de festivos habilitados para apertura total. 

Teniendo en cuenta que nuestra regulación comercial es de las más abiertas de Europa, esto no hace sino favorecer a los grandes formatos comerciales en perjuicio del pequeño y mediano comercio local. 

  • La Federación apuesta por Planes de Ordenación urbana, que cuenten con la opinión y el consenso de los comerciantes, en los que se prevean dotaciones: aparcamientos, zonas peatonales, locales.
  • La Federación propone la creación de un Observatorio técnico de big data y elaboración de diagnósticos, a través de la analítica de datos sobre el comportamiento de los hábitos y preferencias del consumidor, detectar tendencias, predecir la demanda y fomentar la aplicación inteligente de la tecnología en micropymes y autónomos en el uso del data para mejorar la experiencia de compra a los clientes.
  • La experiencia durante el confinamiento ha provocado una aceleración del crecimiento de los canales de compra on line, y el comercio minorista debe aprovechar todos los canales de compra integrados junto a la personalización, la cercanía y la confianza que les caracteriza.
  • También hay que reactivar el consumo, con la puesta en marcha de campañas de promoción comercial y sensibilización orientadas al consumidor. 

En definitiva, el comercio local es un sector en continua transformación, y en este nuevo escenario, para la Federación de Comercio juegan un papel fundamental la orientación a las necesidades y hábitos de compra de los consumidores, la especialización, las nuevas tecnologías, el comercio electrónico y las estrategias omnicanales de atención al cliente. 

El comercio local de la provincia de Almería demuestra que afronta un proceso de transformación que se ha visto acelerado por el impacto de la covid-19, realizando un gran esfuerzo de adaptación en seguridad, tecnología y sostenibilidad, en el que tiene que seguir avanzando en complicidad con los almerienses y sus instituciones.

pastedGraphic.png

El comercio representa el 11% del PIB de Almería y es el segundo sector con mayor...
Comentarios