sábado 4/12/21

ALMERÍA.- El incremento de las materias primas y los costes energéticos han encarecido ya entre un diez y un 15 por ciento los presupuestos que las empresas constructoras realizan para la edificación de obra nueva, si bien la tendencia se mantiene al alza y afecta ya a las promociones que se realizan en Almería, toda vez que en la obra pública se han comenzado a detectar "tensiones" que podrían afectar sobre todo a licitaciones futuras.

Según ha explicado a Europa Press el gerente de la Asociación Provincial de Promotores Constructores de Edificios de Asempal, Guillermo Gómez, ha afirmado que "a día de hoy el aumento de precios es un hecho", de forma que las empresas suministradoras de materiales que se han visto encarecidos en las últimas semanas, tales como aluminio, acero o madera, "no garantizan el precio" a medio o largo plazo ante la fluctuación de los costes.

"Hay mucho riesgo y mucha incertidumbre", ha reconocido Gómez, quien ha señalado que este aumento responde a una situación global del encarecimiento de materias primas y de la electricidad que han hecho que los presupuestos para la construcción de obra nueva en edificaciones privadas puedan llegar a ser una quinta parte más caros que los de la primera mitad de año.

En este sentido, ha apuntado que en algunas provincias se han detectado ya la paralización de algunas promociones iniciadas por parte de los constructores de cara a renegociar el precio de la obra, si bien en la mayor parte de los casos optan por asumir un menor beneficio sin llegar a pérdidas. "En Almería los precios están más controlados, pero en Málaga o en Cádiz ya hemos visto que se han parado obras", ha advertido.

El gerente de la asociación de promotores ha señalado, no obstante, que en el caso de la provincia de Almería aún existe demanda de vivienda, por lo que la actual coyuntura podría mantenerse en función de la capacidad de los usuarios para hacer frente a los precios. "Cuando no se asuma, se parará la promoción de viviendas", ha indicado Gómez, quien ante un escenario de "subida descontrolada" de costes no descarta la paralización de vivienda en construcción ya vendida.

REDUCCIÓN DE LA CARGA IMPOSITIVA

Desde la organización han valorado como una de las soluciones para contener la subida del precio de la vivienda a causa del encarecimiento de las materias primas la bajada de la carga impositiva por parte de las administraciones, ya que el pago de tasas e impuestos municipales, autonómicos y estatales en la producción de vivienda puede elevar hasta en un 20 por ciento el coste final.

"La administración tiene la oportunidad de paliar el coste reduciendo la carga impositiva", ha valorado la entidad adscrita a Asempal como medida para reducir los precios de la vivienda ante este incremento de precios.

No obstante, desde la administración pública han advertido los mismos problemas para la ejecución de obras a causa del aumento de precios de las materias primas y la energía; un aspecto que ya ha sido patente en la revisión de proyectos ligada a las obras de la Alta Velocidad en varios tramos de la línea entre Almería y Murcia o en el edificio de consultas externas de Torrecárdenas, cuya licitación se publicará una vez se revisen los precios después de que la última oferta quedara desierta.

"Empieza a haber cierto runrún", han confirmado desde el Ayuntamiento de Almería, donde hasta el momento no se han encontrado problemas en la contratación de obras ante algunas de las importantes actuaciones que se encaran en la ciudad, como la segunda fase de rehabilitación de las casas consistoriales, el Parque de la Hoya, o la reforma interior de Barrio Alto.

Aún así, fuentes municipales han asegurado que se van a "tener que hacer equilibrios" con un "margen de maniobra complicado" para poder asegurar la realización de obra pública sin sobrepasar unos costes aceptables para las actuaciones que se quieran materializar, lo que se unirá a la "dificultad para el suministro" de determinados materiales, lo que ya se contempla.

En este sentido, las previsiones iniciales apuntan a que los plazos de ejecución de obra puedan dilatarse en el tiempo o incluso que algunas de ellas deban "reprogramarse" en caso de que el incremento de costes haga inviable o muy gravosa, en un momento dado, su ejecución; una opción que predomina frente al incremento del gasto.

EUROPA PRESS

El precio de materias primas y la energía ya encarece la vivienda nueva y empieza a...
Comentarios