martes 7/12/21
VÍCAR.- Los pilotos vicarios Manuel Maldonado y Alejandro Leseduarte han cosechado importantes éxitos en sus participaciones más recientes. El primero con una excelente actuación en la edición número 45 de la subida del Mármol, celebrada los días 23 y 24 de octubre en Macael, y el segundo como copiloto al hacerse junto al piloto Juan Pérez Carrera, con el Campeonato de España de Rallye en el Grupo N de Tierra.

La progresión de Alejandro Carretero está siendo espectacular y sus carreras junto a Pérez Carrera en Lorca, Madrid, y la última en Pozoblanco, les han aupado al primer puesto de la clasificación en esta difícil categoría sin necesidad de competir en la próxima y última cita del grupo, en León.

Su próximo reto será este fin de semana en la 46ª edición del Rallye Costa de Almería, que partirá desde Vícar y discurrirá por los municipios de Níjar, Tabernas, Lucainena, Turrillas, Benitagla, Benizalón, Uleila del Campo y Cóbdar, esta vez al volante de su Skoda Fabia y con Alberto Gilabert como copiloto. Una prueba con un importante componente afectivo para el joven piloto vicario, pues precisamente el primer tramo de la prueba, con salida desde su Vícar natal, llevará el nombre de su tío Manuel Bonilla, ya fallecido.

En cuanto al veterano Manuel Maldonado, aunque el resultado final en la Subida del Mármol quedara algo por debajo de sus expectativas por problemas mecánicos en su Porsche, el ritmo y la progresión en sus cronos mostrados a lo largo del todo fin de semana hicieron que el balance fuera muy positivo. De entrada, con un trazado que estaba en peores condiciones que otros años, muy sucio y resbaladizo, mejorar los récords previos se convertía poco menos que en misión imposible. De todas formas, Maldonado se situaba ya el sábado entre los mejores de una prueba que contaba con una extraordinaria inscripción, tanto en cantidad como en calidad, y marcaba el sexto mejor tiempo en la manga de carrera que cerraba la primera jornada de competición.

El domingo, el piloto del Automóvil Club Almería rebajaba en casi un segundo su registro de la víspera en la segunda subida de carrera, en la que volvía a alcanzar la sexta posición. Las sensaciones de pilotaje eran muy buenas pero el Porsche empezaba a acusar problemas de embrague que se agravaban de forma notable en la manga final.

Sin que una pieza tan importante de la transmisión funcionara apenas, Maldonado no tenía opción alguna a seguir bajando tiempos para tratar de batir su récord personal en la Subida de Macael y se tenía que conformar con el octavo puesto tanto en la última subida como en la clasificación definitiva, en la que era además tercero del grupo GT.

Los pilotos vicarios Manuel Maldonado y Alejandro Leseduarte cosechan importantes éxitos
Comentarios