viernes. 21.06.2024
ALMERÍA.- Hacía falta un partido así y por fin llegó. Había avisado Manolo Berenguel que la semana de entrenamientos fue excelente, pero había puntualizado que lo que se precisaba era el poder llevarlo a competición. Unicaja Costa de Almería esta vez sí lo consiguió, sacando su imagen más sólida en una plaza complicada como es la pista de Textil Santanderina. Cierto es que los cántabros marchan penúltimos, y que una de sus piezas clave, Corona, arrastra problemas físicos, pero su puesta en escena fue muy buena y se supo lidiar con ella para después disfrutar jugando, gustarse, por fin.

El máximo anotador del encuentro fue Marco Ferreira, con 21 tantos en su haber, seguido por Víctor Rodríguez, con 15. El palentino fue también en mejor sacador, con dos aces de los cuatro ahorradores, por ninguno de Textil. Partido de muy pocos bloqueos, 3 frente a 4, Juanfra Frías puso dos. La principal diferencia entre ambos equipos fue la recepción, con números muy altos de los verdes, especialmente Paquillo, con un 88% de positiva y un 50% de perfecta. Eso disparó el acierto atacante de los de Berenguel, que hicieron 52 puntos en 88 intentos, un 59% muy por encina del 39% de los locales, que fueron de más a menos. Encima, las cinco pelotas de recepción negativa verdes, todas, fueron punto.

El encuentro comenzó con una excelente imagen y rendimiento de Textil Santanderina, sobre todo con el poder atacante de su opuesto Peemuller. El primer punto ahorrador fue de Jorge Fernández, con peso específico importante del juego por el centro. Por parte de los locales, prácticamente todo se centraba en el alemán, sin conceder apenas error y en un tono de muy alta efectividad. Eso les permitió irse por 8-5 con un bloqueo, viviéndose en ese momento el éxtasis cántabro para forzar el tiempo de Unicaja Costa de Almería. Sucedió con el 11-6, si bien, por falta de contundencia en ataque y con obligación de dar una marcha más al saque, se tocó fondo con 13-7, seis abajo mediada la manga.

Precisamente se buscaron soluciones y Ferrerira atacó con mayor decisión y sacó dando más opciones para el bloqueo y para el contraataque. Con14-11 Marcelo Benavídez paró el partido, pero los verdes se situaron a dos (14-12). Se perdió una primera ocasión clara y cayó el 16-13, aunque no importó. Se tiró de fortaleza mental incluso cuando tras subir el 16-15 en una free con saque de Moisés otra vez se vio de nuevo tres atrás (18-15). Un ace de Bakonji otra vez llamó a la puerta (18-17), y con 18-18 el técnico local pidió otro tiempo. La primera vez de los ahorradores por delante fue con un bloqueo para el 19-20, y se entró en un pulso final de punto a punto que se ganó (23-25).

La confianza para Unicaja Costa de Almería tiene una valía extraordinaria, porque es de lo que se ha carecido durante toda la temporada, y levantar una situación complicada, de hasta seis puntos de desventaja, se la dio. Posiblemente incluso más le dio el manejo del mano a mano final, y se vio claramente en el segundo set. Con 6-12 Benavídez ya había consumido sus dos tiempos muertos para intentar frenar a un cuadro almeriense cómodo  y de juego fácil. Compromiso y concentración, Paquillo denfendió en fondo de cancha un bloqueo y su acción se transformó en punto de la mano de Víctor Rodríguez. Esa jugada vale como ejemplo de una dinámica muy positiva que acercaba al triunfo parcial.

La principal diferencia respecto a lo sucedido anteriormente fue el mayor peso del saque de los almerienses, distribuyendo Bakonji con variedad de ataque por el centro y por pipe, o facilitando por punta la aportación de Ferreira (7-15 y 10-18 inapelable). Llegó otro ace de Víctor Rodríguez para situar una ventaja de 11-20 para entrar con mucha tranquilidad en la recta final de la manga. Entraron Asensio, con dos defensas de gran mérito, y Pau Delós, que cerró el set con un ataque al fondo de pista rival para el definitivo 14-25. Hubo constancia, la gran asignatura pendiente que por fin, en ese momento, se aprobó con una gran nota. La incógnita se abría respecto a si se iba a sostener un set más.

Y sí, así fue, con dominio desde inicio, dos puntos consecutivos de Ferreira y saque de Bakonji provocando dudas en la recepción local. El portugués firmó un bloqueo para el 1-4, y el colocador croata, dada la subida en el nivel de recepción, se dispuso a ‘alimentar’ a sus centrales. Las ventajas fueron amplias en todo momento, hasta los seis puntos con el 8-14 sin sensación de tener en peligro la victoria por la vía rápida. Lo más cercano que pudo situarse Texti fue a cuatro (11-15 por dos erres de ataque de Unicaja), manteniendo esa distancia el equipo verde. Una roja para cada banquillo y 13-17, se aceleró algo más y un ace de Jorge Fernández supuso el 16-23. Los tres puntos se sumaron con 17-25.

FICHA TÉCNICA:

Vóley Textil Santanderina (0): Rodríguez (3), Fran Calzón (3), Peemuller (12), Redonda (3), Frías (8) y Rodrigues (3), más Víctor Sánchez (líbero). También jugaron Campos (-), Corona (-), Sanchís (-) y Rubín (líbero).

Unicaja Costa de Almería (3): Bakonji (4), Juanmi González (5), Jorge Fernández (7), Ferreira (21), Víctor Rodríguez (15) y Moisés Cézar (6), más Paquillo Fernández (líbero). También jugaron Pau Delós (1), Asensio (-) y Portero (-).

Árbitros: David Escobar (La Rioja) y Rubén Sánchez (Asturias). Roja a ambos banquillos en el tercer set.

Parciales: 23-25 (28’), 14-25 (24’) y 17-25 (25’).

Incidencias: Partido correspondiente a la décimo séptima jornada de la SVM disputado en el pabellón Matilde de la Torre de Cabezón de la Sal. Excelente ambiente.

La imagen más sólida y rotunda de Unicaja Costa de Almería
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad