Verde que te sueño verde

Martes, 18 de Diciembre de 2018

Verde que te sueño verde

03 de Diciembre de 2018 13:26h

Moisés Palmero, educador ambiental
Moisés Palmero, educador ambiental

Alguien me preguntaba esta mañana, con sorna y una sonrisa en la cara, si los resultados de las elecciones son para mejor, y yo que soy de no discutir cuando el pensamiento es único, alineado y donde prima el tú más, no he querido contestarle. Pero no creo que sea para mejor, ni para peor. La vida sigue igual.

Es cierto que ha habido grandes sorpresas, con la irrupción de VOX, con el posible cambio de gobierno, con la mayor pluralidad en el parlamento, pero todo seguirá igual, salvo los nombres de los políticos, salvo algunos cambios que la mayoría irán destinados a desacreditar al rival más que para darle forma a un plan de gobierno. Todos, en campaña electoral, saben cómo se acaba con el paro, con el problema, si es que es problema, de la inmigración, del agua, de la enseñanza, de la salud, de las comunicaciones,… ¿por qué no lo hacen? Siempre es porque no los dejan, pero en realidad es que son charlatanes que se pelean para vender crecepelos en las plazas a precio de oro, pero todos saben que ninguno será eficaz.

Y no son eficaces porque todos emplean los mismos ingredientes, cambiando los porcentajes de uno, de otro, solo añaden las palabras mágicas y los ingredientes secretos que esconden bajo su capa. Palabrería y cuentos chinos.

Para mí hay un ingrediente básico en el que hay que basar todo el crecimiento, porque si lo destruimos estamos perdidos. Hablo del medio ambiente. En Almería, como en el resto del mundo, vivimos de los recursos naturales. Vivimos del agua acumulada durante millones de años en nuestros acuíferos, vivimos de la tierra, del mármol, de las maravillosas playas, y del sol. Luego podemos incluir el factor humano, el esfuerzo, la imaginación, la valentía, que también ha sido fundamental, pero sin la base, sin esos recursos naturales que los hombres no son capaces de crear, sería imposible desarrollarse.

Y ningún partido me ha hablado de eso. Todos los partidos añaden algunas pinceladas de verde a sus programas, pero más para cubrir expediente que por creencia. Es cierto que hablan de agua en nuestra provincia, pero no de caudales ecológicos, ni la forma natural de recuperar los acuíferos, ni del luchar contra el despilfarro y el ahorro. Hablan de agua para prometer que la conseguirán con trasvases, con desaladoras, incluso con chamanes que harán llover. Aunque el modelo económico de la provincia sea insostenible ambientalmente, conseguirán el agua para los agricultores. Y esas ideas me hacen desconfiar de ellos, porque en petit comité, reconocen esos problemas, pero delante de las cámaras no lo hacen. Hay que adelantarse al futuro, hay que planificar el crecimiento con lo que tenemos.

La energía es otro tema fundamental para nuestra sociedad, y Almería puede ser abanderada en el mundo en energías renovables. Un político valiente debería hablar de apostar por ellas, porque ahí es donde están los puestos de trabajo, ahí es donde está el negocio, sin contar con que romperíamos un modelo en el que estamos supeditados a las grandes empresas energéticas que les interesa un modelo que nos destruye ambientalmente y perjudica a nuestra salud. En Carboneras seguimos quemando carbón cuando se conocen los graves perjuicios que esto causa a los habitantes de la comarca, bronquitis crónica, asma, muertes por cáncer. Todo ello silenciado para mantener un puñado de puestos de trabajo, y el poder del oligopolio energético.

Un político valiente aprovecharía que Cemex se quiere marchar para abrirle la puerta y eliminar una de las industrias más contaminantes de nuestro país, y eso solo contando con el cemento que fabrican, no con la cantidad de residuos peligrosos que queman en sus instalaciones bajo premisas medioambientales. Que se vayan, y el dinero, las ventajas fiscales que se le ofrecen para que se queden vamos a invertirlas en otro tipo de industria respetuosa con el medio, la economía y los habitantes del territorio. Estamos hipotecando el futuro de Almería, estamos esquilmando la fuente de riqueza que tenemos, pero nuestros políticos solo miran a corto plazo, más pendientes de su sillón que del ciudadano.

Lo único que me consuela de estas últimas elecciones, es que los partidos verdes tendrán representación en las próximas elecciones. Como siempre llegamos tarde a todo, la ultraderecha acaba de llegar a España, y los partidos verdes, que ya tienen representación en todos los parlamentos de los grandes países europeos, terminarán llegando también.

Moisés S. Palmero Aranda

Educador ambiental y escritor

Noticias relacionadas
Comentarios
blog comments powered by Disqus
Videos