Sé egoista: apoya la inmigración

Lunes, 20 de Mayo de 2019

Sé egoista: apoya la inmigración

22 de Abril de 2019 12:07h

Fernando Plaza. Enfermero y Profesor de la UAL
Fernando Plaza. Enfermero y Profesor de la UAL

Hay que ser pragmático. ¿Alguien está dispuesto a renunciar a tener una pensión de jubilación, una sanidad gratuita o prestaciones sociales? Seguro que no. Pero España tiene un problema para mantener el estado del bienestar a medio plazo que hay que abordar; somos el país europeo con menor tasa de fertilidad, apenas nacen 34,8 hijos por cada 1.000 mujeres en edad fértil, en el primer semestre de 2018 incluso tuvimos un crecimiento poblacional negativo al haber más muertes que nacimientos según los datos del INE.

Ante esta situación nuestra sociedad tiene que tomar decisiones que nos aseguren el futuro del estado del bienestar.

Una medida que solucionaría nuestro problema de ingresos en las arcas públicas sería hacer una exigente lucha contra el fraude y desarrollar una política fiscal que redistribuyera la riqueza que se ha concentrado, sobre todo en los últimos años, en las grandes empresas y grandes fortunas, así de paso conseguiríamos disminuir los vergonzantes datos de desigualdad existentes que han hecho de España el segundo país de Europa, solo detrás de Bulgaria, donde más ha crecido la distancia entre ricos y clases populares. Con estas medidas se podrían recaudar unos 100.000 millones de euros, cantidad más que suficiente para suplir nuestras necesidades sociales. Pero desgraciadamente las decisiones en política económica y fiscal no van en esa dirección.

Otra salida es la de rejuvenecer nuestra población y la de aumentar los trabajadores cotizantes. Según las estimaciones de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), la llegada de personas en edad de trabajar y fértil puede ser una de las mejores armas de España para luchar contra el déficit de la Seguridad Social, la llegada de 270.000 inmigrantes netos cada año hasta 2048 permitirá reducir en un 2,2% del PIB el déficit de la Seguridad Social.

Ya se está demostrando en nuestra economía los enormes beneficios que aportan los trabajadores migrantes; el balance entre los impuestos que pagan y el gasto social que producen es muy positivo, algunos datos; el gasto farmacéutico de un extranjero es de 73€ frente a los 374€ de un español o menos del 1% del gasto en pensiones se destina a personas extranjeras de las que más de la mitad son de la UE. Incluso los trabajadores migrantes en situación irregular pagan impuestos como el IVA, o impuestos especiales como el de la gasolina y, en estos casos, sin contraprestación al no tener derecho a ayudas sociales por su situación administrativa. Eso sí, la sociedad deja de ingresar sus cotizaciones a la Seguridad Social e IRPF porque sus empleadores los tienen sin contrato. ¿Saben cuántos millones de euros se ingresarían si todos estos migrantes que ya están trabajando (cuidando a nuestros mayores, en la agricultura, en la hostelería,…) estuvieran regularizados y dados de alta? Varios cientos, dinero que ahora se pierde por un problema administrativo; el permiso de trabajo.

Entre las medidas para asegurar nuestro futuro no podemos olvidar la importancia de la formación de los hijos e hijas de las familias migrantes, la inversión en educación y políticas sociales para garantizar su desarrollo conseguirá que sean unos adultos comprometidos con el desarrollo de nuestro país.

Aprendamos de otros países más desarrollados que el nuestro y seamos egoístas, Canadá busca admitir a 1.080.000 inmigrantes en los próximos tres años y Japón a 345.000 como solución a problemas de envejecimiento de la población similares a los nuestros.

No se trata de buenismo, solidaridad o justicia social sino de pragmatismo, frente a quienes defienden la expulsión de migrantes o su pérdida de derechos sociales por pura demagogia e interés político, defendamos la regularización de los migrantes sin papeles, la creación de vías legales de entrada en España y la extensión de derechos y mejoras sociales para las familias migrantes para asegurar nuestras pensiones y el mantenimiento de nuestro estado del bienestar.

Por puro egoísmo, no apoyes a quienes van contra nuestros intereses. Apoya la inmigración.

*Todos los datos aportados en este artículo son de fuentes oficiales o de noticias contrastadas

 

Fernando Jesús Plaza del Pino

Enfermero Hospital Universitario Torrecárdenas

Profesor Facultad de Ciencias de la Salud de la UAL

Libro: Comunicación, cuidado y vida en la diversidad. Una propuesta de formación intercultural

Noticias relacionadas
Comentarios
blog comments powered by Disqus
Videos