Quién mece la cuna en Vox Almería

Martes, 23 de Abril de 2019

Quién mece la cuna en Vox Almería

08 de Abril de 2019 14:52h

Javier Salvador, teleprensa.com
Javier Salvador, teleprensa.com

Domingo diez de la mañana, el autoproclamado asesor del presidente de Vox Almería comienza a mandar por WhatsApp la supuesta lista de candidatos a la capital. Como número uno el coronel denuncias, precisamente un militar con el que ha compartido sus correrías de los últimos años con casos al estilo “Manos Limpias”, pero a las pocas hace correr por sus digitales de confianza (446 visitas diarias según el medidor mustat.com) una rocambolesca versión de la guerra de guerrillas que tiene como campo de batalla la recién nacida formación política. Algo no cuadra. Dicho de otra forma, una mano mece la cuna en Vox Almería para que el recién nacido caiga y se rompa la crisma antes de que aprenda a hablar.

Si Vox cree que va conseguir atraer un mínimo de confianza o seriedad incorporando entre sus filas a hombres de confianza como Luis Montoya Palencia, que es el eterno ex de todo en Almería, a Eugenio Bayo Cerdán como candidato a la alcaldía, que podemos definir como el contra todo aquello que no beneficie a sus gasolineras, empiezan a dar señas de que no son dueños de su propio destino. La borrachera de éxito tras las elecciones andaluzas puede ser síntoma del inicio de una gran fiesta o por el contrario, el preludio de una de esas resacas que te cuestan la vida.

No puedes armar un proyecto con los que vienen quemados y requemados de todas las cuerdas, que lo mismo hablan de corrupción para Podemos, que te lo encuentras en un recorte por la corrupción denunciada desde IU en el Ayuntamiento de Almería durante los años de Luis Rogelio Rodríguez Comendador como alcalde. Parece que la ingenuidad de los nuevos actores de la política no les permite ver que hay quien tiene más carpetas de partidos políticos que bienes a su nombre, porque sencillamente las carpetas y los pines en la solapa no son embargables. Y de esos hay, sencillamente, que escapar.

El problema de elegir a esas personas para que porten tus colores, los neopaseadores de carpetas, es que si tienen más enemigos que amigos, más víctimas que personas a las que han ayudado, acaban contigo. No sólo generan desconfianza, sino que te enfrentas a ser rechazado y directamente objetivo de francotiradores, de provocar que el “No pasarán” sume adeptos.

Sólo con mencionar el nombre de Montoya la mayor parte de los empresarios que hace unos días decían que apoyaban las nuevas ideas de los de Abascal, miran hoy para otro lado y empiezan a ver hasta con buenos ojos los perfiles que empieza a incorporarse a ese PSOE que ahora se presenta como izquierda moderada.

El PP de Almería se relame las heridas porque entienden que curan solas y no por lo que ellos recuperan, sino por las propias puertas que empieza a cerrarse a la formación de extrema derecha.

Hasta hace cuatro días Vox contaba con un candidato que sí podría haber causado daño, muchísimo daño, a ese voto por el que tienen que luchar, que es el del PP descontento con la corrupción, con el inmovilismo de candidatos que ya han cumplido hasta las bodas de plata con el culo pegado a escaños de sueldo público. Esos no quieren saber nada del PP de niñatos con sueldos de 4.000 euros pero que jamás han cotizado un solo mes como trabajadores de la calle, de alcaldes con más de cien empresas vinculadas a oscuras operaciones urbanísticas. Y ahora pasan de desechar al tipo que más teléfonos móviles ha vendido en Almería a optar por desconocidos, a dejarse llevar por personajes con el pasado más oscuro y tóxico que puedas imaginar. 

La pregunta no puede ser otra ¿Quién mueve la cuna de Vox? 

Lo que sí está claro es que no sólo quiere al recién nacido dormirlo, sino que quiere llegar mucho más allá, conseguir que nunca despierte.

Noticias relacionadas
Comentarios
blog comments powered by Disqus
Videos