¿Quién me lo explica?

Miércoles, 19 de Junio de 2019

¿Quién me lo explica?

10 de Enero de 2019 18:47h

Fernando Plaza
Fernando Plaza

Aumenta la superficie de invernaderos en Almería y disminuyen los permisos de residencia extranjeros

En los últimos meses se multiplican los bulos sobre las personas migrantes en nuestro país, llegando a hablar de "invasión" o "amenaza" cuando la realidad es que la inmigración no ha parado de disminuir en España en los últimos años, pasando de un 12% en 2013 al 9,79% actual, teniendo una de las tasas más bajas de población extranjera de Europa, por otro lado, de los 4,5 millones de extranjeros que residen en España casi el 40% son ciudadanos europeos.

En la provincia de Almería este porcentaje aumentan hasta casi el 20% y, como ya es conocido, se concentra en las zonas de mayor producción agrícola sobre todo en el Poniente y Levante almeriense donde es más importante la demanda de mano de obra vinculada al sector agrícola.

Y es que nuestra provincia necesita de estos trabajadores para sacar adelante las campañas agrícolas. La última estimación de superficie de invernaderos en Almería está por encima de 30.000 hectáreas, en los últimos 5 años ha crecido un 10% en extensión, en la misma proporción crece la demanda de trabajadores.

De los 139.000 extranjeros que viven en Almería con permiso de residencia algo más de la tercera parte son ciudadanos europeos y, del resto, en torno al 80% de personas extranjeras en edad de trabajar lo hacen en la agricultura (unas 50.000) ya sea en invernaderos o en el sector del manipulado. Muchos agricultores confiesan que no hay suficientes trabajadores migrantes regularizados para trabajar y que "se ven obligados" a "contratar" a sin papeles.

A pesar de que el volumen de trabajo agrícola sigue creciendo en nuestra provincia los permisos de residencia a extranjeros cada vez son menos; se ha pasado de algo más de 3000 en 2013 a 709 en 2017, en el 2018 se estima que ha seguido la misma dinámica decreciente.

Con una estimación aproximada de que se necesitan entre 3 y 4 trabajadores para producir cada hectárea de invernadero, las 30.000 ha. almerienses requieren entre 90.000 y 120.000 trabajadores. Aunque son cifras aproximadas lo que queda claro es que en Almería hay un enorme déficit de trabajadores migrantes con permisos de residencia para trabajar en el campo, dados de alta, con sus derechos y cotizaciones a la seguridad social. 

Sin embargo, para muchos que prefieren hacer demagogia con las personas migrantes “el problema está en la falta de control de la inmigración irregular” cuando en realidad el problema es en que no se está regularizando a trabajadores extranjeros que ya están trabajando y viviendo en nuestra provincia y que cumplen los criterios legales para disponer de sus permisos de trabajo.

Se pueden suponer las ventajas para los agricultores que los utilizan al no tener que pagar sus cotizaciones y posiblemente tampoco el jornal según el convenio a la vez que tienen un bajo riesgo de sanción al ser muy escasas las inspecciones de trabajo en el sector agrícola. ¿Pero cuál es la ventaja de mantener a cientos, a miles de trabajadores sin regularizar para el Gobierno? Se están dejando de recaudar decenas de millones de euros en cotizaciones a la seguridad social y otros impuestos y se están vulnerando los derechos laborales de estos trabajadores y a nadie parece importarle.

El Sr. Manuel de la Fuente, Subdelegado del Gobierno en Almería, debería explicar qué está haciendo al respecto y cuál es la razón por la que se ponen tantas trabas en nuestra provincia a la regularización de trabajadores extranjeros que cumplen los criterios marcados. ¿Obtendremos los almerienses alguna respuesta?

Fernando Jesús Plaza del Pino
Enfermero asistencial e investigador Hospital Universitario 
Torrecárdenas
Profesor Asociado Facultad de Ciencias de la Salud

Noticias relacionadas
Comentarios
blog comments powered by Disqus
Videos