Perdida la Diputación de Almería, sálvese quien pueda

Miércoles, 17 de Julio de 2019

Perdida la Diputación de Almería, sálvese quien pueda

18 de Marzo de 2019 13:23h

Javier Salvador, teleprensa.com
Javier Salvador, teleprensa.com

La elección de Aurealiano García como número uno al Congreso de Los Diputados por Almería pone las cartas sobre la mesa. El PP espera una debacle electoral ante la acometida de VOX. Dan la Diputación Provincial por perdida, son conscientes de la división del voto de la derecha en tres opciones y que ese escenario les devuelve a los años de Fraga. Casado es ya para muchos como aquel efímero Hernández Mancha. El voto joven les deja ante opciones más pintorescas, y el de sus fieles mayores sencillamente desparece a pasos agigantados por mero proceso natural. 

El primero en saltar del barco fue Gabriel Amat, pero su número dos, Aureliano, no ha tardado lo mas mínimo en buscar acomodo ante un escenario de pérdida de poder inminente. La lectura casadista es que intenta rodearse de fieles ante la posibilidad de que los críticos del PP pidan la cabeza del actual presidente de los populares si no llega siquiera a los 90 diputados. En ese escenario de revolución, en el que tanto Galicia como Andalucía tendrían un papel predominante, aparecería Rafael Hernando Fraile, el indiscutible cabeza de lista de Almería y eterno ministrable, como número dos del nuevo organigrama gestor de la transición popular regresando, además, como portavoz del grupo parlamentario. Esa posibilidad habría llevado a la actual dirección nacional a plantear la necesidad de sacarlo de las listas al Congreso. Así las cosas, todos dan por supuesto que Hernando tendrá puesto de salida en las listas al Parlamento Europeo, pero confirmado no hay nada y perfiles con tanto peso en los últimos años como el extremeño Maíllo han sido sencillamente borrados del mapa.

La caída de Hernando en Almería no supondría ningún revuelo en la estructura orgánica, ya que no cuenta con apoyos en este campo, pero supondría una dura losa para los sectores empresariales que habían confiado hasta ahora en el diputado de Guadalajara que desde hace 25 años concurre por esta provincia al Congreso. El otro almeriense de las listas a la Cámara Baja, Juan José Matarí, tampoco las tenía todas consigo para mantenerse con escaño.  Hasta ahora siempre había navegado a la sombra de Javier Arenas, pero si en las primarias al PP el ex ministro de Aznar y secretario general del partido en los años de la Gürtel dio su apoyo a Soraya Sáenz de Santamaría, Matarí se ligó a María Dolores de Cospedal. No obstante, la máxima de Casado sobre que sus candidatos “tienen que ser honrados y parecerlo” parecía marcar a todos aquellos que en algún momento tuvieron algún tipo de roce con los implicados en la trama corrupta. En este sentido Matarí fue investigado por la Guardia Civil a raíz de un viaje a EuroDisney presuntamente pagado por medio de una de las agencias de la trama según informaron medios de comunicación nacionales en su día. Asimismo, su esposa era una de las tenientes de alcalde de Jesús Sepúlveda, condenado a 14 años y cuatro meses de prisión por delitos de blanqueo de capitales.

Otra guerra abierta era la del Senado. Luis Rogelio Rodríguez Comendador intentó moverse sin éxito al Congreso, aunque algunas fuentes le señalaron como número 2 de Aureliano García, lo que ya de por sí le supondría un duro golpe de autoestima. El siguiente que buscó y encontró apoyos para repetir fue Eugenio Gonzálvez, que tras dejar la alcaldía de Gádor y ceñirse al Senado sólo ha tenido dos momentos de gloria política, uno su intermediación para evitar el cierre de la cementera CEMEX y otro con un vídeo viral en el que aconsejaba a un amigo que “hiciese como él” y que “trabajen los gilipollas”.

Pero la realidad del PP va mucho mas allá de conseguir que sus vacas sagradas se mantengan otros cuatro años en un escaño. La legión de asesores y cargos de confianza en Diputación Provincial de Almería, ayuntamiento de la capital y consorcios públicos en los que han gobernado durante más de diez años, deja un reguero de personas que en la mayor parte de los casos sólo atesoran cotizaciones a la Seguridad Social como cargos públicos, sin experiencia en el mercado laboral real.

La salida normal de esa legión sería sustituir con ellos a la infinidad de cargos de confianza del PSOE que aún están en la Junta de Andalucía, pero ahí llega quizás el mayor de los quebraderos de cabeza del PP en estos momentos. Si VOX supera a Ciudadanos o se acerca peligrosamente a la formación naranja, exigirá un papel principal en el Gobierno de Juan Manuel Moreno Bonilla, y de hecho pueden convertir el presupuesto de la comunidad autónoma en rehén de esta exigencia. Así las cosas, ya los hay que avisan de que el verdadero cambio en Andalucía aún no se ha producido del todo y que puede llegar de una moción de censura, o de un adelanto electoral por no conseguir sacar adelante el presupuesto de la comunidad. Hablamos de una situación similar a la que ha llevado al Gobierno de España a las elecciones de 28 de abril.

 

Noticias relacionadas
Comentarios
blog comments powered by Disqus
Videos