Lo que la gente espera

Miércoles, 24 de Julio de 2019

Lo que la gente espera

04 de Julio de 2019 13:26h

Juan Carlos Pérez Navas, senador electo del PSOE de Almería
Juan Carlos Pérez Navas, senador electo del PSOE de Almería

El clamor generalizado que está instalado en la sociedad, en estos días de comienzos de julio, es la necesidad de contar con un gobierno que dé estabilidad y certidumbre a nuestro país y que pueda presentar un programa para afrontar los grandes retos que tenemos por delante. Hace ahora dos meses, los españoles votamos para que se trabajara en este sentido y lo hicimos, por cierto, con una gran participación.

Con su voto, hasta en cuatro ocasiones en la mayoría del país, los españoles demostraron su madurez democrática y decidieron mayoritariamente que la única opción de gobierno quedara en manos de Pedro Sánchez y del PSOE. También decidieron que no hubiera otra alternativa posible y, efectivamente, no la hay.

Por eso, sorprende la actitud que están manteniendo la mayoría de los partidos políticos, empeñados en hablar sólo de ellos y de sus intereses y que se han instalado en la obstaculización de un proceso democrático, como es la investidura del presidente.

Esta negativa a facilitar que haya un nuevo gobierno y que el resto de partidos empiece a ejercer la oposición, como han mandatado los españoles, resulta difícil de entender. De hecho, sería una irresponsabilidad que hubiera que volver a repetir unas elecciones por la actitud poco generosa de unos partidos que, de momento, sólo están consiguiendo paralizar la constitución del gobierno. Con su forma de proceder, únicamente están bloqueando el trabajo que permitiría abordar las grandes reformas que necesita el país, marcadas con la misma prioridad que ya se estuvo aplicando en la legislatura pasada y que fue la defensa de las políticas sociales.

Si esta actitud sorprende, más aún lo hace la escalada de   declaraciones y posturas que están manteniendo algunas fuerzas políticas, también de izquierdas, como es el caso de Unidas Podemos, a la que se le presuponía responsabilidad y generosidad para alcanzar un acuerdo, sobre todo después de que el PSOE gobernara llegando a acuerdos con ellos tras la moción de censura. Ahora, esta fuerza se plantea irresponsablemente votar incluso en contra de la investidura de Pedro Sánchez como presidente por no acceder a un gobierno conjunto, lo que vuelve a colocar al país en las manos del resto de partidos para que no bloqueen la constitución del gobierno.

Especialmente llamativo es el caso de Ciduadanos, con un Albert Rivera que, en su camino de derechización y sumisión a PP y Vox, se niega incluso a dialogar. Esta cerrazón resulta muy preocupante, ya que, si desprecia la llamada al diálogo del candidato más votado y presidente en funciones, cabe preguntarse qué no hará con la ciudadanía.

La inmadurez de estos líderes que niegan al PSOE la opción de gobernar supone un boicot a los resultados de las urnas y pervierte el sentido de lo que decidieron los españoles. En el ánimo de estos líderes no aparece por ninguna parte el espíritu constructivo y de responsabilidad que el país reclama y que necesita en este momento clave.

Pese a estos antecedentes tan preocupantes, no cabe sino seguir confiando en la responsabilidad y la altura de miras de quienes no pueden ofrecer otra alternativa. En su mano está responder fielmente al mandato de las urnas y a lo que la gente espera, que no es otra cosa que un gobierno del PSOE. Por nuestra parte, ya hemos demostrado que estamos dispuestos a afrontar con diálogo y acuerdos los grandes retos que tiene nuestro país y que no pueden esperar más. Para ello nos presentamos a las elecciones, para que los españoles pudieran mirar al futuro siempre hacia delante, y así lo decidieron, al votar a Pedro Sánchez para que liderara ese futuro a mejor.

Noticias relacionadas
Comentarios
blog comments powered by Disqus
Videos