Imposibles e impasibles

Viernes, 22 de Marzo de 2019

Imposibles e impasibles

27 de Diciembre de 2018 18:20h

Juan Antonio Palacios Escobar
Juan Antonio Palacios Escobar

Los imposibles crean decepciones y frustraciones. Los impasibles generan enfados e impotencias. Los primeros no hablan de futuro porque llevan el paso cambiado en el presente, mientras los segundos no se plantean ni una cosa ni la contraria.

Resulta imposible prohibir pensar aunque sea posible que todos hagan lo mismo pensandodiferente, y si es factible la impasibilidad de muchos ante los padecimientos y los sufrimientos ajenos, Así entre imposible e impasibles, asistimos a la película de la realidad intentando hacernos un hueco. 

 Mientras desde fuera observamos aquello que nos resulta imposible ver, desde dentro no somos capaces. A veces sutiles diferencias establecen las calidades personales. Entre imposibles e impasibles vamos rescatando los mitos y cociendo los héroes a fuego lento.

  Normalmente tenemos muchos compromisos  en momentos en los que quisiéramos no ver a nadie, ni que nadie viniera a vernos. Necesitamos tiempo y espacio, escuchar nuestros corazones y ser sinceros con nosotros mismos. Ser capaces de tomar distancia antes de actuar y tendremos más posibilidades de alcanzar el éxito.

     Entre cinismos, abusos e hipocresías, querer escudarnos bajo una máscara no nos ayuda ni tranquiliza nuestra conciencia. .Superamos recelos, desconfianzas y obsesiones y descubrimos que hay cosas, personas y situaciones  para enmarcar y otras para olvidar.

      A veces en nuestra mismidad, nos quedamos en lo nimio y perdemos un precioso tiempo huyendo de nosotros, mientras que cuando estamos dispuestos a escuchar con atención a los demás, adquirimos un  gran magnetismo que atrae a todo los que nos rodean.

       En ocasiones no nos queda más remedio que situarnos cerca del imposible y lejos del impasible, y ser audaces y atrevidos, aunque midamos nuestros movimientos y dosifiquemos nuestros esfuerzos. Nuestra capacidad para adelantarnos a los acontecimientos y estar abierto a todas las posibilidades, nos traerá más suerte que permanecer impasibles ante todo.

    Nuestra imaginación nos  da alas para volar y deseos para despegar. Soltamos lastre y respiramos hondo, y si algo no está tan bien como deseamos,  comprobaremos que no tiene tanta importancia como le habíamos dado. Sabemos que estamos más tiempo aprendiendo que cualquier especie y que la magia puede desbaratar nuestras ocupaciones y preocupaciones.

    Parecía imposible o resultaba impasible para algunos, pero el pasado jueves día 20 de Diciembre, el Pleno del Congreso de los Diputados  respaldaba el inicio de la tramitación de la Ley que reconoce el derecho de los ciudadanos a morir con dignidad y respetar sus decisiones cuando se encuentren en el proceso final de sus vidas., lo que podría ser la antesala de la regulación de la eutanasia, como ya existe en otros países europeos.

      No crean que resulte imposible retroceder en el marco de los derechos que con tantos compromisos y lucha hemos conseguido entre todos y todas. Por eso, no podemos permanecer impasibles como espectadores cuando veamos que hay quienes pregonan nuestra marcha atrás en los tiempos.

        Vivir de prestado es malvivir. Trabajar más para ganar menos y encontrar la solución en prolongar nuestra vida laboral, es ir directo hacia el camino de la autodestrucción. Ese suicidio social yeconómico que casi nadie apoya es el que nos mantiene en una crisis camuflada, que beneficia a unos pocos y nos perjudica a la mayoría. Es una espiral de la que es posible salir y ante la que no se puede permanecer impasible.

Noticias relacionadas
Comentarios
blog comments powered by Disqus
Videos