Crisis y credos

Lunes, 26 de Agosto de 2019

Crisis y credos

17 de Julio de 2019 19:50h

Juan Antonio Palacios Escobar
Juan Antonio Palacios Escobar

Estamos en unos momentos difíciles y complicados, en los que salvo rarísimas excepciones, asistimos a una crisis de ideas y liderazgos, en los que es difícil conciliar actitudes y opiniones divergentes. Son tiempos para superar errores, disculpar fracasos y saber abrirse a nuevos ingenios y relevantes actuaciones.


Entre crisis y credos, hemos de dedicar, más tiempo que nunca a escuchar y aprender, a ser receptivos y humildes, a construir la realidad a golpe de martillo y cincel, a tener la vergüenza y la valentía de defender en todo momento aquello en lo que creemos.
Siempre es mejor darnos un respiro, unos instantes para la reflexión, y saber colocar los intereses colectivos por encima de los personales. Cuando se pretenden buscar todo tipo de excusas para justificar nuestras increíbles posturas, llegamos a la conclusión de que mentimos y no podemos pretender que la gente crea en nosotros.


En los tiempos que corren, qué pensarán los inscritos de PODEMOS, cuando tengan que decidirse entre una de estas dos preguntas: 
Opción 1: “Para hacer presidente a Pedro Sánchez, es necesario llegar a un acuerdo integral de Gobierno (programático y equipos), sin vetos, donde las fuerzas de la coalición tengan una representación razonablemente proporcional a sus votos” ¡Toma del frasco, Carrasco! Traducción en Román paladino “Debemos estar en el Gobierno Irene y yo”


La segunda pregunta, no sabemos si aún es más alucinante y ofensiva “Para hacer Presidente a Pedro Sánchez (ya sea mediante el voto a favor o la abstención), basta con la propuesta del PSOE, colaboración en niveles administrativos subordinados al Gobierno y acuerdo programático” ¡Más claro imposible! ¡Inscritos míos ni se os ocurra votar esta malévola opción!


CIUDADANOS Y PODEMOS tienen una grave crisis interna, y han de superarla, dejando claro cuál es su posición, su liderazgo y sus objetivos programáticos, si están por continuar y perder el tiempo en discursos y retóricas o prefieren dedicar su tiempo a la resolución de los problemas ciudadanos.


No podemos alimentar la corte de los rumores, pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor, que solo somos integrantes de un desfile de modelos que quieren ser famosos, que debemos esmerarnos en preparar el camino si queremos hacerlo bien, que de nada vale cometer locuras cuando hemos de actuar con sensatez.


Los credos y las crisis no nos deben llevar a la ansiedad, sino que hemos de prestar más atención a todo aquello que al primer golpe de vista no nos parece importante ni pega ni con cola y sin embargo a lo largo del tiempo ha ganado el espacio que merece.


Ideas y creencias que provocan crisis, y vemos lo difícil que es para algunos hacerse demócratas, que no es solo cuestión de convicción y actitud sino de aprendizaje. No se trata de ser ni iluso ni aprovechado, ni idiota ni hipócrita, sino practicar y fomentar el ejercicio de la participación de todos, sin querer imponer nada por mucho título y responsabilidad que se tengan.


A veces la supervivencia nos empuja a hacer cosas que no nos gustaría hacer, entre los demonios de la melancolía, la desesperación, la violencia, el radicalismo o el populismo sin remedio. Si ponemos en crisis nuestros credos y convertimos en legalidad nuestro sistema de valores, transformamos en locura, la cordura, y en demagogia, la democracia.

Noticias relacionadas
Comentarios
blog comments powered by Disqus
Videos