La Comunidad realiza un estudio en los colegios para prevenir la obesidad infantil
Menú principalabrir menu

» Salud

La Comunidad realiza un estudio en los colegios para prevenir la obesidad infantil

11 de Diciembre de 2017 17:33h

El proyecto, desarrollado por el instituto IMDEA Alimentación en coordinación con el Ejecutivo regional, tiene como objetivo identificar en 220 niños de 1º y 2º de Educación Primaria su propensión genética a la obesidad

El consejero de Educación e Investigación, Rafael van Grieken, en el colegio público Juan Zaragüeta, uno de los centros docentes donde se realiza el estudio
El consejero de Educación e Investigación, Rafael van Grieken, en el colegio público Juan Zaragüeta, uno de los centros docentes donde se realiza el estudio

MADRID - COMUNIDAD.- La Comunidad de Madrid realiza un estudio sobre la obesidad infantil en seis colegios de la región con el fin de diseñar estrategias de prevención y tratamiento de esta enfermedad, que afecta a uno de cada dos niños en España y cuya causa se asocia tanto a una alimentación inadecuada y falta de ejercicio, como a factores genéticos.

El proyecto, desarrollado por el instituto IMDEA Alimentación en coordinación con el Ejecutivo regional, tiene como objetivo identificar en 220 niños de 1º y 2º de Educación Primaria su propensión genética a la obesidad. El ensayo se extenderá a un mayor número de alumnos madrileños a partir del próximo curso.

Los trabajos comienzan con la recogida de datos de los alumnos –cuyas familias han aceptado participar- y una valoración nutrigenética que incluye la medida de peso corporal, la presión arterial, el estado nutricional y los hábitos dietéticos y de salud. Además, se les toma una muestra de saliva con la que los especialistas de IMDEA Alimentación llevan a cabo un estudio genético. A continuación y durante cuatro años, se les hace un seguimiento en el que se analiza cómo evolucionan todos estos parámetros en relación con sus hábitos y su genética.

Los profesores, padres y alumnos de los denominados colegios estudiados reciben guías de alimentación saludable, charlas y jornadas con pautas para la mejora de los hábitos alimentarios. De esta manera se puede comparar cómo evolucionan los alumnos, tanto en función de su genética como de la información nutricional recibida.

La hipótesis científica en la que se basa el proyecto es que mediante una sensibilización y formación nutricional correctas de padres, educadores y alumnos se puede conseguir en gran medida combatir la obesidad infantil, incluso en niños que, por su perfil genético, son propensos a este problema. Aunque el estudio completo finalizará en 2020, los primeros resultados obtenidos con este análisis experimental demuestran la utilidad de una evaluación genética temprana, acompañada de acciones de salud, para reducir el riesgo de desarrollo de obesidad y sus complicaciones en la salud.

Comentarios

blog comments powered by Disqus

Videos


Noticias más comentadas

Powered by Disqus

Las noticias en tu email

diario digital