Pasar al contenido principal

Las plantillas de astronomía en España siguen recuperándose lentamente, pero cae el porcentaje de personal en formación

Lun, 13/07/2020 - 13:22
Radiotelescopio SKA


Las plantillas de astronomía en España mantienen, en cifras globales, una ligera tendencia a la recuperación, pero la situación aún sigue estancada en el nivel de antes de la crisis de 2008. Tampoco la situación de los predoctorales y postdoctorales muestran una tendencia al alza.

Así lo pone de manifiesto el IV Informe de Recursos Humanos en Astronomía, elaborado por la Sociedad Española de Astronomía (SEA), que incluye datos de 51 centros nacionales, entre universidades, Organismos Públicos de Investigación (OPIs) y otros.

El informe recoge la distribución actual y la evolución a lo largo del tiempo del personal investigador en astronomía en España entre 2002 y 2020 (hasta el mes de mayo de 2020, antes de los efectos que se derivarán de la COVID-19) y ha sido presentado en la inauguración de la XIV.0 Reunión Científica de la SEA.

Según los datos del informe, todo apunta a que se está recuperando el 'bajón' de la crisis económica que se notó en 2012-2016. Así, en los últimos dos años, ha aumentado en un 4% el global de la plantilla en astronomía, que actualmente se sitúa en 918 profesionales.

Pero de los 918 profesionales de la astronomía en España, solo 444 (el 48%) tienen contrato estable (personal en plantilla). El resto tiene contrato postdoctoral o predoctoral: 265 postdoctoral (29%) y 209 predoctoral (23%).

No obstante, resulta "altamente preocupante" que la recuperación en postdoctorales y predoctorales, personal investigador altamente cualificado y productivo en el sistema, no muestra esta tendencia.

"Esta es una clara consecuencia de la reducción de la inversión en ciencia en el Estado español en la última década, muy al contrario de la apuesta por la Ciencia que durante este periodo han hecho otros países del entorno", lamenta la presidenta de la SEA, Francesca Figueras, que celebra, no obstante, que en los últimos cuatro años España ha mantenido el décimo lugar en producción científica en ciencias físicas gracias al esfuerzo personal de sus investigadores.

El estudio indica que la recuperación en las universidades es más lenta que en los OPIs, con una "alarmante caída" del 11% en contratos postdoctorales en las universidades en los dos últimos años. Actualmente, solo uno de cada tres contratos postdoctorales se cursa en estos centros.

SITUACIÓN "ALARMANTE" DE LOS PREDOCTORALES

Asimismo, el informe destaca la también "alarmante" disminución experimentada en los últimos 15 años en el porcentaje de investigadores predoctorales respecto al personal de plantilla y postdoctorales. Actualmente, solo un 30% de estos astrofísicos en España tiene asignado personal investigador en formación. Estas cifras están 10 puntos por debajo de los niveles conseguidos hace 15 años.

"Acusan significativamente este problema los Organismos Públicos de Investigación (OPIs), donde el número de becarios por investigador se ha reducido casi a la mitad en los últimos 15 años (del 60 al 30%)", afirma la presidenta de la SEA.

Según añade, en las universidades la caída es "menos drástica", a su juicio porque, a falta de becas predoctorales, el personal en formación se acoge, para realizar su tesis doctoral, a contratos 'basura' que, eso sí, cubren las necesidades docentes en nuestras universidades". "Ejemplo de ello son las 'falsas plazas de profesor asociado', pagadas muy por debajo del salario mínimo interprofesional", dice.

En cualquier caso, las universidades han experimentado una significativa caída en el número de tesis en astrofísica presentadas en los últimos años.

Figueras recuerda que el Plan de Choque por la ciencia presentado el pasado jueves por el Gobierno propone fortalecer los contratos postdoctorales sin incrementar los predoctorales, con el argumento de que el sistema ya dispone de convocatorias con alrededor de 2.000 contratos cada año para predoctorales, mientras que las de posdoctorales suman solo 850 contratos al año.

"Nuestro informe muestra que éste no es el caso de la astronomía española, donde la ratio es claramente invertida, con solo 209 contratos predoctorales frente a los 265 postdoctorales", advierte la presidenta de la SEA, que señala que ambas figuras deben aumentar de manera significativa en términos absolutos. "Si añadimos a este escenario el número significativo de jubilaciones que se esperan para la próxima década, estamos, textualmente, rompiendo la cadena de transmisión de conocimientos", añade.

AUMENTO DE LA BRECHA DE GÉNERO

Los datos del IV Informe de Recursos Humanos en Astronomía indica que las astrónomas son, de nuevo, las más afectadas. Las secuelas de la anterior crisis y la reiterada falta de inversión en ciencia de los últimos años dejan una "significativa reducción" en el porcentaje de mujeres jóvenes astrónomas: un 28% de profesionales de la astronomía en España son mujeres, un porcentaje similar al de los últimos años.

Si bien, es "preocupante" la bajada durante los últimos seis años en el porcentaje de mujeres en contratos predoctorales y postdoctorales. La caída observada, de hasta 5 puntos porcentuales en ambos colectivos, supone una clara tendencia a aumentar la brecha en igualdad de género. "Es decir, no solo no se ha conseguido revertir la situación de desigualdad, sino que las estadísticas empeoran", avisa el estudio.

"Esta situación afecta a un colectivo de mujeres jóvenes y muy bien formadas, y tiene sus causas, por una parte, en la feroz competitividad que ha arrojado la crisis y, por otra, la lentitud real en asimilar la conciliación de la vida laboral y familiar en todos los sectores de nuestra sociedad --relata Francesca Figueras--. Nunca debe entenderse que esta mayor competitividad nos deja fuera a nosotras, las mujeres, por la dificultad en alcanzar el nivel".

Y advierte: "Son ya muchos los estudios y estadísticas que muestran que, en situaciones extremas como las que estamos viviendo, los sesgos subliminales de género en ciencia, y los desequilibrios laborales aún existentes, perjudican particularmente a las mujeres, aumentando la desigualdad, tal como confirma nuestro estudio".

A ello se suma la pandemia de la COVID-19, que puede acentuar ambos efectos, provocando que estas secuelas sobre las científicas dejen de ser transitorias para pasar, de nuevo, a ser permanentes.

"Debemos actuar de forma rápida para corregir esta clara carencia de nuestro sistema, con contundencia y con medidas explícitas al respecto --concluye Figueras--. Y el Plan de Choque por la Ciencia presentado la semana pasada no incluye medidas directas y contundentes en esta dirección".
--EUROPA PRESS--
Comentarios Disqus