Brasil defiende su política ambiental y pide financiación: "Menos palabras bonitas y más recursos"

Brasil defiende su política ambiental y pide financiación: "Menos palabras bonitas y más recursos"

December 02, 2019 - Madrid, Spain: Atmosphere at the venue of the UN c


Uno de los países más críticos con los acuerdos internacionales en materia medioambiental, Brasil, ha participado este martes en la Cumbre del Clima (COP25) que se celebra en Madrid para defender la política medioambiental de su país que, según su ministro del ramo, Ricardo de Salles, es "la más restrictiva del mundo", así como para señalar el papel del sector privado en la reducción de emisiones. Además, reclamado "más recursos" y "menos palabras bonitas.

De Salles ha reconocido que los 200 millones de habitantes de su país tienen "problemas" de saneamiento, gestión de residuos y calidad del aire, entre otros, pero también ha señalado que el 60% de la vegetación autóctona está "preservada" y que el 80% de la selva amazónica está "intacta". Del mismo modo, ha apuntado que su país desarrolló el biocarburante de etanol y que "el 84% de su sistema eléctrico se basa en fuentes de energía renovable", como la biomasa, la energía eólica o la hídrica.

"Todos estos datos no se consideran debidamente cuando se refieren a los retos a los que se enfrenta la región del Amazonas", ha lamentado el representante de Brasil, quien ha declarado que su país "esta comprometido en la lucha contra el cambio climático en beneficio del planeta". "Siempre se ha involucrado en iniciativas relativas a proteger el futuro", ha indicado antes de enumerar el Protocolo de Kyoto o el acuerdo de París.

Con estas declaraciones ha intentado frenar las críticas que se realizan al nuevo gobierno brasileño tras la llegada al poder de Jair Bolsonaro, que ha puesto en práctica medidas medioambientales similares a las de Estados Unidos, llegando incluso a amenazar con sacar a Brasil de los acuerdos climáticos.

El ministro de Medio Ambiente de Bolsonaro ha llamado, en su intervención, a "completar" el ejercicio de balance previo a 2020 y a terminar con las "brechas" de "mitigación y financiación" por parte de los países más contaminantes. De la Salle ha denunciado que el Fondo Verde cuenta con apenas 100 millones de dólares -según el Acuerdo de París el fondo de dotarse con 100.000 millones de euros anuales para ayudar a la adaptación y mitigación en los países en desarrollo-.

RUSIA, EN CONTRA DE LAS SANCIONES UNILATERALES

Mientras, Rusia ha denunciado en su intervención que las políticas de sanciones unilaterales son un obstáculo en la lucha contra el cambio climático y ha llamado a mejorar los "esfuerzos de coordinación" entre países.

El asesor del presidente Putin y enviado especial sobre el Clima a la COP25, Ruslan Endelgeriev, ha señalado como una prioridad eliminar estas sanciones que, a su juicio, "impiden una inversión adecuada en materia de desarrollo tecnológico" y, además, minan la capacidad de los estados para "establecer mecanismos de cooperación en materia de información para hacer frente al cambio climático".

En su intervención, Edelgeriev ha mostrado, además, su "preocupación por el aumento de las emisiones" y asegura que es necesaria la "acción inmediata" con "esfuerzos coordinados más firmes", con una "mejor comunicación" entre estados y con "leyes y esfuerzos conjuntos".

"Respaldamos el Fondo Verde para el clima para países en desarrollo y los proyectos para aplicar el desarrollo sostenible", ha añadido el dirigente ruso en su intervención. "Estamos plenamente de acuerdo con lo que dicen algunas organizaciones internacionales de aprovechar al máximo la conclusiones científicas y aplicar políticas", ha añadido.

Para finalizar, ha enumerado las diferentes medidas que ha tomado el Gobierno ruso en los últimos tiempos en la lucha contra el cambio climático, como una ley para estimular la inversión en renovables o para mejorar en tecnología en esta materia, también se ha referido a iniciativas para reducir emisiones.
--EUROPA PRESS--
Comentarios Disqus