El Consistorio aprueba una ordenanza para controlar el acceso a vías semipeatonales mediante lectores de matrículas

El Consistorio aprueba una ordenanza para controlar el acceso a vías semipeatonales mediante lectores de matrículas

El concejal de Seguridad Ciudadana en rueda de prensa

MÁLAGA.- El concejal de Seguridad Ciudadana, Rodrigo Romero, ha sido el encargado de presentar hoy la nueva ordenanza municipal que regirá el acceso a las zonas semipeatonales de la ciudad. A partir de su aprobación definitiva, estas vías se controlarán mediante sistemas de lectura de matrículas, lo que supone una completa modernización del servicio y sin coste alguno para el Ayuntamiento. Hay que resaltar que en la actualidad existen pilonas automáticas, por lo que el nuevo método supondrá un ahorro para las arcas municipales de unos 120.000 euros anules, que es la cuantía en la que está valorado el mantenimiento, uso y vigilancia de los bolardos.

En este sentido, Romero ha explicado que en el término municipal hay una media docena de zonas que actualmente tienen el paso limitado a personas debidamente autorizadas, como pueden ser los residentes, vehículos oficiales o que estén alojadas en establecimientos hoteleros. Tal y como se ha señalado anteriormente, en las entradas de estas vías hay unas pilonas para controlar el acceso, las cuales suben o bajan en función de si el vehículo en cuestión dispone del permiso previo pertinente.

No obstante, ahora se ha visto conveniente modificar este método de control. En este sentido, Romero ha detallado que en estas vías determinadas se instalarán lectores de matrículas para garantizar que se está autorizado a transitar por la misma. Una vez cotejada la matrícula se dará libre acceso. Para informar debidamente de estas calles semipeatonales se colocarán semáforos, señalización vertical y cartelería. En el caso de que transite un vehículo sin la pertinente autorización se realizará una denuncia telemática que posteriormente será ratificada por la Policía Local.

“Retiraremos los bolardos mecánicos que hay ahora mismo y empezaremos de manera gradual a usar este nuevo sistema más moderno. Realizaremos pruebas para garantizar que todo marcha como se debe y estaremos en contacto con los vecinos”, ha explicado el concejal. La ordenanza en cuestión fue aprobada de manera inicial en el transcurso del último pleno ordinario.

Romero ha señalado que además de un servicio más completo, la nueva herramienta de control no conllevará gasto alguno para las arcas municipales ya que su coste será sufragado por una concesionaria. Es más, el uso de los sistemas de lectura de matrículas supondrá un importante ahorro para  el Consistorio, pues desde su puesta en funcionamiento no se tendrán que sufragar los costes de mantenimiento, uso y vigilancia de los antiguos sistemas mecánicos, que alcanzaban los 120.000 euros anuales.

Comentarios Disqus