Pasar al contenido principal

La Policía Local de Huércal de Almería frustra el robo de una vivienda y detiene a dos de los asaltantes

Lun, 22/09/2014 - 14:31
Dependencias de la Policía Local de Huércal de Almería

HUÉRCAL DE ALMERÍA.- La colaboración vecinal y la rapidez de respuesta de la Policía Local de Huércal de Almería frustraron el pasado domingo el intento de robo en una vivienda de la localidad, obteniendo como resultado la detención de dos individuos. El alcalde y la concejala de Seguridad de Huércal de Almería, Juan José López de las Heras y Purificación Matas, así como el Jefe de la Policía Local, Diego Muñóz, ha felicitado a los cuatro agentes que con su “profesionalidad y dedicación en el servicio” han logrado “esta exitosa y ágil intervención” evitando el expolio de una vivienda.

El pasado domingo, 14 de septiembre, la llamada de una persona residente en el entorno de las calles Camarón de la Isla y Ray Heredia, zona recinto ferial de Huércal de Almería, denunciando “ruidos por los patios” y la posible presencia de “varios individuos en uno de ellos”, motivó el traslado hasta la zona de los cuatro agentes de servicio, interceptando a los “cacos” en su intento por acceder al interior de una vivienda desde el patio. Frustrado el intento de robo, los presuntos delincuentes emprendieron la fuga “hacia la parte trasera (calle Ray Heredia) a través de los patios interiores y tejados de las demás viviendas” 

Tras una rápida persecución, a pie y en los vehículos policiales, los cuatro agentes de la Policía Local huercalense logran interceptar a dos individuos. Dos varones jóvenes que responden a las iniciales CMF y AFE, residentes en el propio Huércal de Almería y en la capital, ambos con antecedentes penales, que finalmente fueron “trasladados  al Cuartel de la Guardia Civil de Huércal de Almería para el total esclarecimiento de los hechos”.

Tras la rápida y exitosa intervención policial, se procede a la “inspección ocular del lugar, observando cómo estaban forzando una de las rejas de la vivienda mediante la abertura de los barrotes con un gato mecánico de un coche”, tras haber tenido que “saltar un muro de unos dos metros y veinte centímetros, más o menos” para acceder al interior del patio de la vivienda en cuestión, en la que en esos momentos no se encontraba ninguno sus habitantes. 

Comentarios Disqus