Plegarias Atendidas: el IVA de caja
Menú principalabrir menu

Plegarias Atendidas: el IVA de caja

14 de Septiembre de 2016 13:20h

Francisco Mancera
Francisco Mancera

Dice una máxima atribuida a Santa Teresa de Jesús que: 

“Se derraman más lágrimas por plegarias atendidas que por las no atendidas”

Los autónomos y las pequeñas y medianas empresas (las PYME) siempre han reivindicado que el impuesto del IVA les supone una gran carga financiera, más aún en tiempos de crisis ¿Cómo es eso posible? 

El IVA es un impuesto que recaudan las empresas y que liquidan trimestralmente con Hacienda. Durante el trimestre las empresas contabilizan el IVA que facturan en sus ventas a sus clientes y contabilizan el IVA que soportan en las compras a sus proveedores y acreedores. Al liquidar el impuesto la diferencia entre el IVA repercutido (el facturado) y el IVA soportado (el de las compras) se ingresa a Hacienda, independientemente de que las ventas facturadas se hayan cobrado o las compras, que le han facturado, las hayan pagado. Esa es la aplicación del principio contable de Devengo. Es fácil imaginar, y más en crisis, una situación donde las ventas se cobran a un plazo superior a los tres meses y las compras a un plazo menor, por ejemplo a sesenta días. Lo que en algunos casos lleva a estas pequeñas empresas a pedir un préstamo para poder pagar el IVA de unas facturas que incluso, pueden llegar a no cobrar nunca.

Para evitar esta situación, los autónomos y las PYME han venido reclamando el cambio de fiscalidad del IVA, solicitan que para la contabilización del IVA se pase de aplicar el principio de devengo (contabilizar las facturas cuando se emiten), al principio de caja (contabilizar las facturas cuando se cobran o se pagan). De esta forma sólo se tributa por aquellas ventas que realmente se llegan a cobrar. 

Curiosamente los políticos actuaron y atendieron esta plegaria. En 2010 el presidente del gobierno socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, aprovechó la Ley de Morosidad que trasponía la directiva europea que fija en 30 días el periodo de pago de las facturas de los proveedores de la administración, para fijar en 60 días el periodo máximo de pago de las facturas que las empresas privadas se giran entre sí. En las elecciones de 2011 el PP llevaba como medida estrella para autónomos y las PYME la aplicación del IVA de caja, y efectivamente una vez en el gobierno aprobó la Ley de Emprendedores que lo regula. 

El 27 de Septiembre de 2014 aquí en Teleprensa escribí un artículo titulado IVA de caja (http://www.teleprensa.com/almeria/iva-de-caja.html) donde relataba los motivos del estrepitoso fracaso de esta ley. Sólo se acogieron el 0,96% de los autónomos y las PYME. Días antes, el propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, reconocía el fracaso y su intención de reformar esta ley.

Dos años y dos elecciones generales después hay que buscar con lupa para encontrar alguna referencia al IVA de caja. En el programa electoral que el PP presentó para las últimas elecciones, las del 26J de 2016, en el epígrafe Emprendedores PYME y autónomos fundamentales para el desarrollo de nuestro bienestar, se lee textualmente:

“… Por eso, hemos adoptado un gran número de medidas de apoyo al emprendimiento, especialmente a pymes y trabajadores autónomos, como factor clave para la recuperación económica y la generación de empleo. Un ejemplo destacado es la Ley de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, que actúa en múltiples ámbitos: desde la constitución de empresas, al apoyo a la financiación y a la necesidad de hacer más fluida la relación con las Administraciones Públicas, y, llegado el caso, para proporcionarles mayores facilidades a la hora de poder solventar dificultades empresariales a través de medidas ligadas a una “segunda oportunidad” …”.

Ni una sola palabra del IVA de caja, mucho menos de su fracaso o de la necesidad de mejorarlo.

El 28 de Agosto de 2016 el PP y Ciudadanos llegan a un acuerdo para la investidura de Rajoy titulado: 150 compromisos para mejorar España. En el epígrafe I, Crecimiento económico, competitividad y empleo, el compromiso 34 recoge:

“… Establecer incentivos para que las empresas adopten el régimen del IVA de caja en la mayor medida posible, de forma que las PYMEs puedan repercutir el impuesto cuando reciban efectivamente los pagos por sus ventas. …”

Hemos pasado en menos de seis años del clamor de la patronal para que el gobierno permitiera el IVA de caja para autónomos y las PYME a la necesidad de incentivarlo para que estos lo adopten. ¿Tan tontos son autónomos y las PYME que necesitan que les incentiven para que escojan lo que más les convienen? ¿Quién va a pagar estos incentivos?
Ciudadanos considera finiquitado este acuerdo con el PP tras la fallida investidura de Rajoy. No sé qué pasará con el gobierno en España, si en el último momento se investirá un presidente o acudiremos a terceras elecciones. De lo que no me cabe duda es que del IVA de caja nadie se va a acordar, y mucho menos cuando ni tan siquiera mereció que la patronal vertiera las lágrimas que Santa Teresa de Jesús pronostica a las plegarias atendidas. 

by PacoMan

Comentarios

blog comments powered by Disqus

Noticias relacionadas

Videos


Noticias más comentadas

Powered by Disqus

Las noticias en tu email

diario digital