La odisea del 'English' in Spain
Menú principalabrir menu

La odisea del 'English' in Spain

06 de Agosto de 2015 18:07h

Álvaro Cabo Ciudad
Álvaro Cabo Ciudad

"Hello, my name is Álvaro" y la famosa frase "Open the window" es, al fin y al cabo, la totalidad del idioma de Shakespeare que se nos viene enseñando desde hace unos 30 años en las aulas de los colegios de nuestro país y no somos capaces de avanzar. ¿Qué nos pasa con el inglés?

Aunque afortunadamente hay excepciones; como los colegios ingleses de verdad que hay en España, por cierto carísimos e inalcanzables para muchos. A los pobres nos han implantado los que he bautizado como "colegios con chapa bilingüe", esos que presumen de un alto nivel de inglés entre su personal y en los que en muchas ocasiones, el alumno supera al profesor en incluso lo puede demostrar con los certificados oficiales. Otras veces da la casualidad, que existen niños bilingües de verdad, que tienen que asistir a clases de Conocimiento del medio en inglés como una asignatura normal y estos niños, tienen que corregir a sus profesores, porque su pronunciación y el sentido de las frases no es el correcto. Otra cosa que no entiendo y que ha hecho bajar el nivel de cultura de los españoles al impartir esa asignatura en inglés. 

Esto está ocurriendo en nuestro país actualmente, porque el Estado o la directiva de los colegios no tienen dinero para pagar un poquito más a licenciados en filología inglesa o a nativos bien preparados, y obligan a los profesores a sacarse un B2 en menos de un año, con el consiguiente desastre para todos, y lo podemos comprobar simplemente viendo el bajísimo nivel de los alumnos en esos colegios con "chapa bilingue", que adornan muy bien la fachada pero nada más. Según los estudios, un profesor está capacitado para impartir un idioma correctamente, cuando tiene un nivel C1. 

No solamente está la dificultad de los españoles de a pie con el idioma, sino que hay que sumarle el increíble desinterés que muestran nuestros políticos para aprenderlo y el ridículo que han hecho al intentarlo sin una buena preparación.

A la hora de salir al extranjero, ir a cumbres del G20 o de recibir a una autoridad, sincerémonos, lo lógico es que un representante de tu país pueda comunicarse sin problemas sin traductor.

De hecho, a lo largo de la historia han ocurrido desgracias por errores de traducción y de comprensión, por ejemplo, el bombardeo de Hiroshima y Nagasaky; cuando un 28 de Julio de 1945 el ministro Suzuki declaro que el gabinete se mantenía en actitud de "mokusatsu" (esta palabra japonesa no tiene un significado exacto en las lenguas europeas, y puede significar "desconocer" o "abstenerse de comentar".

"Desgraciadamente los traductores de la agencia de noticias Domei, al traducir precipitadamente al inglés la declaración del ministro, escogieron la que no era. Las radios de Tokyo esparcieron por el mundo aliado la noticia del gabinete Suzuki, en el que se había resuelto a "desconocer" el ultimatum de Postdam.La odisea del "English" in Spain

"Hello, my name is Álvaro" y la famosa frase "Open the window" es, al fin y al cabo, la totalidad del idioma de Shakespeare que se nos viene enseñando desde hace unos 30 años en las aulas de los colegios de nuestro país y no somos capaces de avanzar. ¿Qué nos pasa con el inglés?

Aunque afortunadamente hay excepciones; como los colegios ingleses de verdad que hay en España, por cierto carísimos e inalcanzables para muchos. A los pobres nos han implantado los que he bautizado como "colegios con chapa bilingüe", esos que presumen de un alto nivel de inglés entre su personal y en los que en muchas ocasiones, el alumno supera al profesor en incluso lo puede demostrar con los certificados oficiales. Otras veces da la casualidad, que existen niños bilingües de verdad, que tienen que asistir a clases de Conocimiento del medio en inglés como una asignatura normal y estos niños, tienen que corregir a sus profesores, porque su pronunciación y el sentido de las frases no es el correcto. Otra cosa que no entiendo y que ha hecho bajar el nivel de cultura de los españoles al impartir esa asignatura en inglés. 

Esto está ocurriendo en nuestro país actualmente, porque el Estado o la directiva de los colegios no tienen dinero para pagar un poquito más a licenciados en filología inglesa o a nativos bien preparados, y obligan a los profesores a sacarse un B2 en menos de un año, con el consiguiente desastre para todos, y lo podemos comprobar simplemente viendo el bajísimo nivel de los alumnos en esos colegios con "chapa bilingue", que adornan muy bien la fachada pero nada más. Según los estudios, un profesor está capacitado para impartir un idioma correctamente, cuando tiene un nivel C1.

 

 

No solamente está la dificultad de los españoles de a pie con el idioma, sino que hay que sumarle el increíble desinterés que muestran nuestros políticos para aprenderlo y el ridículo que han hecho al intentarlo sin una buena preparación.

A la hora de salir al extranjero, ir a cumbres del G20 o de recibir a una autoridad, sincerémonos, lo lógico es que un representante de tu país pueda comunicarse sin problemas sin traductor.

De hecho, a lo largo de la historia han ocurrido desgracias por errores de traducción y de comprensión, por ejemplo, el bombardeo de Hiroshima y Nagasaky; cuando un 28 de Julio de 1945 el ministro Suzuki declaro que el gabinete se mantenía en actitud de "mokusatsu" (esta palabra japonesa no tiene un significado exacto en las lenguas europeas, y puede significar "desconocer" o "abstenerse de comentar".

"Desgraciadamente los traductores de la agencia de noticias Domei, al traducir precipitadamente al inglés la declaración del ministro, escogieron la que no era. Las radios de Tokyo esparcieron por el mundo aliado la noticia del gabinete Suzuki, en el que se había resuelto a "desconocer" el ultimatum de Postdam.

Lo demás es historia. El secretario de guerra Henry L. Stimson confirmó en su informe sobre la decisión final de utilizar la bomba atómica, que el error de interpretación del vocablo "mokusatsu" fue lo que llevó al ataque a Hiroshima.

El título a seis columnas del Times de Nueva York correspondiente al 28 de julio indica con claridad el sentido que fuera del Japón se dio la noticia: "La escuadra ataca al saber que el Japón "desconoce" el ultimatum".

Lo demás es historia. El secretario de guerra Henry L. Stimson confirmó en su informe sobre la decisión final de utilizar la bomba atómica, que el error de interpretación del vocablo "mokusatsu" fue lo que llevó al ataque a Hiroshima.

El título a seis columnas del Times de Nueva York correspondiente al 28 de julio indica con claridad el sentido que fuera del Japón se dio la noticia: "La escuadra ataca al saber que el Japón "desconoce" el ultimatum". 

MI PAÍS A TRAVÉS DE MIS OJOS

BLOG: http://mipaisatravesdemisojos.blogspot.com

FACEBOOK: https://www.facebook.com/mipaisatravesmisojos

Comentarios

blog comments powered by Disqus

Noticias relacionadas

Videos


Noticias más comentadas

Powered by Disqus

Las noticias en tu email

diario digital