Era tres de Ignacio Sánchez para pilotar la reconquista
Menú principalabrir menu

» Voleibol

Era tres de Ignacio Sánchez para pilotar la reconquista

17 de Julio de 2017 18:21h

El colocador de la casa, campeón de la novena y de la décima en dos épocas distintas, dirigirá el juego de Unicaja Almería tras su paso por Soria e Ibiza y haberse confirmado como un grande de la Superliga

Ignacio Sánchez
Ignacio Sánchez

ALMERÍA.- A sus 26 años, muy atrás quedan sus escarceos como central, pero tenerlos los tuvo. Y es que lucía un muy buen físico que con el paso del tiempo ha hecho más rotundo a base de trabajo. Así, su sola presencia pegado a red impone a cualquier rival, si bien su principal trabajo es el de distribuir juego. Producto de la cantera de Unicaja Almería, “el equipo de mi tierra”, asevera, Ignacio Sánchez se dispone a dar inicio a su tercera etapa en el club, lo que supone un enorme aliciente para él y para su ambición: “Esto hace que yo me sienta muy bien, motivado, con mucha ilusión y hambre de títulos, ya que las dos últimas temporadas fui eliminado ‘por ellos’ –los ahorradores- en las semifinales del play off”.

La primera fue con Soria, y la segunda con Ibiza tras dos durísimos tie-break en el Moisés Ruiz, pero en todo caso ya salió campeón en sus dos etapas anteriores. Fue protagonista de la novena en la temporada 2012-2013, cuando llegó desde las categorías inferiores y la Selección Permanente de Palencia, y lo volvió a ser de la décima, en la 2014-2015, tras su paso de un año por Cajasol, pero se resta méritos: “Siempre que he estado aquí he conseguido título, pero eso no es ni por mí ni por nadie, sino porque Unicaja es un grande y siempre llega a las finales, y un equipo que está en ellas tiene más probabilidades de ganarlas”. Está claro que la unión entre ambas partes “ha dado sus frutos”, y espera que “dé más todavía”.

Con esa confianza regresa a su casa: “Se puede decir que es mi club de toda la vida, porque aunque haya estado fuera sí que he crecido desde pequeñito en las categorías inferiores, año a año he ido subiendo”. Su formación se ha completado con las experiencias en otros equipos: “Evidentemente el Ignacio que vuelve no es el mismo que estaba hace tres temporadas, ya que al irme fuera, como todos, he aprendido, he visto otro tipo de voleibol, he madurado un poco como colocador, aunque todavía me queda”. Siente que es su hora otra vez: “Estoy en el momento adecuado para venir a Unicaja Almería, ya que es el equipo de mi tierra, y darle títulos, todos juntos, todo el grupo y los aficionados”.

Precisamente a la hinchada se dirige: “Le tengo mucho aprecio porque siempre que he estado, tanto como local como de visitante, me he sentido muy querido, y este año juntos vamos a intentarlo, vamos a conseguirlo, vamos a dar todos los títulos que podamos para el club, para la afición y para la ciudad”. Almería no olvida a los suyos: “Siempre que he venido me he sentido muy arropado y es muy bueno para los almerienses que nos hemos ido fuera, te ilusiona porque aunque vayas en contra te hace que juegues con ganas y que quieras demostrar el jugador que eres”. Como blanquiverde, más claro: “Es de las mejores aficiones de España, he recibido un trato especial siempre y tengo muchas ganas de empezar”.

No se imagina su vida sin el vóley porque disfruta “todo lo que conlleva”, y es muy agradecido: “Haberme ido estas dos dos temporadas me ha ayudado bastante; a Soria me fui siendo campeón de la liga en una decisión que tomé yo, me apetecía salir y ver otro voleibol, allí tenía como entrenador a Manolo Sevillano y la verdad es que fue un año muy bueno para mí porque me ayudó muchísimo a soltarme y a crear mi propio juego y a dirigir el equipo a mi manera; en Ibiza, con bastante más responsabilidad, un equipo más consolidado, con jugadores muy buenos, de alta calidad, y todos creímos siempre que podíamos ganarlo todo; ese pensamiento me ha ayudado a jugar mejor y a ser el Ignacio que soy ahora”.

Eso sí, puede dar testimonio de la imagen que Unicaja proyecta fuera: “Es verdad que impone bastante y la imagen que transmite es la de un gigante, un coloso que viene a por cualquier equipo; eso tiene sus ventajas y sus desventajas, o sea, que si Unicaja juega bien, los demás bajan los brazos, pero si los demás piensan que no tienen nada que perder, se sueltan y juegan mejor”. Así lo ha vivido en primera persona: “Cuando hemos jugado contra Unicaja yo he intentado buscar los puntos débiles del gigante, y regreso con mucha ilusión porque los dos años anteriores he sido eliminado en las semifinales –primero con Soria y después con Ibiza-; me apetece, con la responsabilidad que voy a tener, llegar a las finales y ganar todo”.

Al club pitiuso le da las gracias, “muy competitivo y muy bueno, y ojalá que saque el mejor equipo posible”. Tras mandarles “un abrazo muy fuerte”, se centra en el verde y lo que supone: “Conozco la labor social del club, la de transmitir el deporte a los más chicos, ir a colegios, contar que se puede compatibilizar con los estudios y decir que el deporte es también enseñanza por los valores que transmite a los niños, que les vienen muy bien”. Él es el vivo ejemplo: “Lo he hecho toda la vida y lo sigo haciendo; estudio Fisioterapia en Almería, he sido campeón de Europa en pista y he ido al Campeonato de Europa de playa, así que gracias a compatibilizar estudios y deporte he disfrutado de estas experiencias que tanto me aportan”. 

Comentarios

blog comments powered by Disqus

Noticias relacionadas

Videos


Noticias más comentadas

Powered by Disqus

Las noticias en tu email

diario digital