De qué va el caso facturas
Menú principalabrir menu

De qué va el caso facturas

09 de Noviembre de 2017 11:10h

Javier A. Salvador, @jsalvadortp
Javier A. Salvador, @jsalvadortp

Al PP de la Diputación Provincial de Almería le ha interesado desde el primer momento que el denominado “caso facturas” se convirtiese en el gran pozo negro de la supuesta corrupción que había en la administración socialista a su paso por el palacete de la calle Navarraro Rodrigo, pero qué hay detrás de todo ello ¿es un caso político que se les fue de las manos o un verdadero escándalo económico? Para entender las ganas que tenían los populares de cazar algo en ese escenario hay que remontarse al momento en el que ellos denunciaban unos abultados gastos en personal de confianza cuando cuatro años después y en plena crisis contrataban a sus propios trabajadores a dedo con sueldos de 4.000 euros al mes y subidas de hasta un 25% de salario en un año mientras a los funcionarios les congelaban sus retribuciones. Pero en la época del caso facturas, dos años después, recordemos que Javier Aureliano García, la mano ejecutora de Amat, saca a la luz dos escándalos fundamentales que son éste y el de una factura de un alcalde que había gasto 800 euros en churros para convidar a sus vecinos durante las fiestas del pueblo. Obviamente el único que consigue tramitación en la fiscalía es el que aducía una supuesta trama por la que facturaban una cosa pero hacían otra, algo que no era nuevo, pero ellos introdujeron la vertiente de que ahí había gato encerrado y que los gastos finales no iban a servicios de la institución sino a beneficios privados.

Mientras se levantó esa polvareda, lo más sintomático es que la propia institución seguía haciendo los mismos procesos. Por ejemplo, descubrimos que una entrevista en Onda Cero a Javier Aureliano nos costó a los almerienses algo así como 6.000 euros por 10 minutos de radio o que Carlos Herrera hizo su programa en Almería a cambio de 120.000 sin concurso ni leches, a las bravas. Y todo eso está publicado, eso sí, no por los medios que Amat controló desde el primer momento con enormes sumas de publicidad institucional en el peor estadio de la crisis económica que afectaba a todos.

El caso facturas siguió su curso judicial y el propio temor a lo que pueda salir de un juzgado hizo que algunos de los acusados, empresas solventes y con cierto prestigio, decidiesen pagar lo que supuestamente habían malversado y así quitarse de en medio de un escándalo mediático. Y aquí, un pequeño apunte, si esas empresas están acusadas de chanchullear con dinero público, por qué a día de hoy siguen trabajando con esa misma administración y muchas otras del mismo partido. Poco lógico verdad, pues así sucede y se puede contrastar desde cualquier ordenador entrando a las cuentas públicas de la Diputación.

A la secretaria del Patronato, que ahora saca las garras dispuesta a todo para demostrar su inocencia, se le acusaba hasta de haberse comprado un ático en pleno centro de Almería, pero ¿y si les digo que ese supuesto pisazo era una ruina de apartamento que adquirió por menos de 80.000 y lo paga con una hipoteca de algo más de ese importe porque, obviamente, había que arreglarlo? Hay que ser muy tonto para estafar a la administración con el fin de comprarse un piso y por otro lado meterse en un crédito para ello por el total del importe más lo que necesitas para obras.

La base de la denuncia es que se pagaba por conceptos que no correspondían con lo que finalmente se hacía, pero la clave está en si eran o no servicios de la propia institución. En esa misma tesitura está el propio Gabriel Amat, presidente de la Diputación a quien IU ha denunciado públicamente porque ha gastado 250.000 € en una sencilla, pequeña y humilde tienda de fotocopias, y lo más cachondo es que lo que menos que han hecho han sido, según la denuncia, fotocopias.

Javier Aureliano García, vicepresidente de la Diputación es el protagonista absoluto de una denuncia interpuesta en la Fiscalía de Almería, al igual que él hizo con el caso facturas, en el que precisamente se demuestra sobre papeles que en sus primeros años al frente del Patronato de Turismo contrató con diversas empresas cantidades que sólo podían abonar si se hacía un concurso público. Y obviamente sabemos que al PP no le asustan los concursos, porque hace poco nos demostraban que en el Ayuntamiento de Almería, y según denunciaba La Ser, son capaces de hacerlos hasta para obras que ya se han ejecutado ¿Y eso no se investiga judicialmente?

Pero volviendo al patronato que debió ser según los populares el burdel de la contabilidad creativa. En la denuncia que la fiscalía debe decidir si es o no investigable se presenta documentación que en su día ya denunció un partido político según la cual con fecha 27 de septiembre de 2012 el patronato dirigido por Aureliano García asumió el pago de 20.570 euros en concepto de promoción del mercado checo, cumpliendo así la resolución de presidencia número 84, de fecha seis de agosto de 2012. Pero ese mismo día (27/09/12) y por el mismo proveedor se presentó una factura por importe de 10.285 euros, también soportada en una resolución de presidencia del seis de septiembre con objeto de promocionar el mercado islandés. A estas dos les siguen tres facturas más de 12.100 euros cada una de ellas, también avaladas por resoluciones de presidencia del mismo seis de agosto, para promocionar el destino Almería en los mercados eslovaco, holandés y polaco, y el rosario de pagos finaliza con otra más de 10.285 euros para “promoción mercado sueco” y, claro está, con una resolución de presidencia del seis de agosto que reconoce tal compromiso.

Al igual que este escándalo concreto, en esa misma denuncia o investigación presentada a la fiscalía hay otros, igual de llamativos y que sucedían mientras la propia Diputación denunciaba el caso facturas.

Por tanto, ¿de qué va el caso facturas?, pues puede que de rencillas políticas y personales, de cortinas de humo y un presunto burdo aprovechamiento del sistema judicial para generar titulares, porque ninguno de los que se sienta en el banquillo de los acusados lleva relojes Rolex ni pasa las vacaciones en Baqueira o esquía en Canadá, como esos otros que conocemos del banquillo de la Gürtel.

Comentarios

blog comments powered by Disqus

Noticias relacionadas

Videos


Noticias más comentadas

Powered by Disqus

Las noticias en tu email

diario digital