Cuánto le queda a Rajoy

27 de Abril de 2012 13:47h

Javier Salvador. Periodista
Javier Salvador. Periodista

La pregunta del millón es si Mariano Rajoy terminará esta legislatura. Saber si tenían razón aquéllos que decían que una vez que el PP se situase en el poder no nos lo quitaban de Moncloa en ochenta años o si por el contrario acertaron quienes auguraban que no aguantaría más de dos porque no sabría manejar la respuesta en la calle a sus medidas de recorte.

Pero vamos por partes, porque parece que a día de hoy nadie le votó en las pasadas elecciones generales. Parece que nadie se hace responsable de la mayoría absoluta y bien holgada que el Partido Popular tiene para hacer y deshacer, y eso queramos aceptarlas o no son las reglas del juego, aquello de las mayorías y las democracias y lo que las urnas legitiman.

España es una olla a presión que en cualquier momento va a estallar. La gente saldrá a la calle porque se ha tocado mucho más de lo que el español está dispuesto a aceptar, sobre todo cuando ve que en otros países de la misma Europa que entre todos compartimos se apunta hacia unos modos muy distintos a los que Alemania, que tiene el peso de su industria detrás, ve como recorrido natural para solucionar esta crisis financiera.

Pero tampoco está exento de culpa el partido en el gobierno, porque aún recordamos las sacadas de pecho de González Pons (PP) anunciando que en esta legislatura su partido crearía tres millones y medio de empleos y uno de empresarios (07/09/2011). También escuchamos a Marino Rajoy decir insistentemente que su mandato no se basaría en recordar lo que otros hicieron mal antes, cuando no hemos escuchado otra cosa desde que tomó posesión. Bueno, sí hemos escuchado otras cosas, precisamente las contrarias a aquellas que prometió hacer.

Gobernar un país no es cosa sencilla, y de eso estamos todos seguros, pero igual nos estamos equivocando en el perfil de aquellos que queremos como dirigentes en determinados momentos de nuestra historia, y lo mismo estas páginas de hoy en día no deben escribirse por abogados del estado en excedencia o registradores sin registro pero con enormes currículums como políticos, sino que puede que sea el momento de los industriales de toda la vida, de los empresarios con experiencia y del consenso de los sindicatos.

Estamos en el borde del abismo, porque no queda nada para que los extremismos empiecen a aflorar, y esa no es la solución. Estamos muy cerca de la revuelta total que puede terminar de hundir nuestra imagen en el exterior y hace falta mucha mano izquierda y generosidad para que esa situación no llegue a producirse.

La gran pregunta es si un presidente del gobierno que no da la cara, que se esconde de los medios de comunicación que no le son fieles a su partido reúne esas condiciones.

Y aquí viene la sorpresa: yo creo que sí. Creo que tiene el talante para hacerlo, pero le sobra buena parte de una cohorte que va a hundir sus índices de aceptación a fronteras que no se conocían en la valoración de los políticos españoles.

O da la cara y lo hace él o se irá por los consejos que le dieron los demás.

Videos


Comentarios

blog comments powered by Disqus

Noticias más comentadas

Powered by Disqus

Las noticias en tu email

diario digital