Cospedal García, política multiusos
Menú principalabrir menu

Cospedal García, política multiusos

16 de Febrero de 2017 12:15h

José Tomás Cruz Varela
José Tomás Cruz Varela

Nada más agradable para un político que el asistir a un congreso como el celebrado recientemente por el PP, donde todos en plan abraza farolas, celebraron el haberse conocido o reencontrado. Impresión diametralmente opuesta y soporífera a la percibida por la ciudadanía a través de los medíos de comunicación, como lógicamente reflejaron los índices de audiencia de las distintas cadenas, que en algunos casos se limitaron a dar noticias escuetas y puntuales sobre el evento.

La única nota discordante, aparentemente, fue la gran división de opinión  entre los asistentes sobre la acumulación de cargos, cuyo palmarés ocupa sin la menor duda, Cospedal García, que asume la responsabilidad del ministerio de Defensa, controla la Secretaria General del Partido desde el 2008, la presidencia  del PP de Castilla La Mancha y atiende sus funciones  como diputada nacional, deduciéndose que nos encontramos  ante un personaje cuya capacidad y actividad es arrolladora. 

Como distribuye y enfoca su trabajo doña Dolores y  además obteniendo óptimos resultados resulta encomiable. Y si en efecto esto es así, lo más adecuado sería que esta política "multiusos", dotada de tal faceta, impartiera un master a los miembros más destacados de Gobierno y Partido sobre "como mejorar la eficacia de un político y además acertar".

El primer problema, o al menos uno de ellos, es que en esta país nuestro vamos de sobrados de cargos, carguetes y carguitos, y por ende se dilapida  un montón de millones cuya justificación es harto difícil. Claro que tal despropósito no entra en la esfera de responsabilidades de la reciente ministra, si bien, a estas alturas es muy difícil delimitar al área de sus contenidos. En el Congreso ya hizo gala de marcar objetivos de presidenta del Gobierno como fue el fijar para el 2019 la recuperación de ayuntamientos en manos de Podemos.

En cuanto a  Rajoy, especializado en quedar bien con todos los altos cargos del PP, practica la vieja estrategia de colocar cuñas para tenerlos perfectamente controlados. Prueba evidente ha sido introducir a Martínez-Maillo como coordinador general  en el partido para recortar los poderes de la castrense ministra, auténtica especialista en sacar provecho a todo como con su última actuación en el caso del Yak-42, pidiendo perdón y ganándose el reconocimiento de las familias de los fallecidos, amen de venderlo magníficamente a través de los medios de comunicación.

El presidente del Gobierno, tras el chute de euforia con su 95% de votos en el congreso, no contento con ello y como "aviso a navegantes" lanzó su advertencia de que "todavía puedo dar mucho más". Lo que son las cosas...de vivir asustado pensando en que pasaría a la Historia como Mariano I el Breve" a no vislumbrar la fecha en que abandonará La Moncloa.

La nota discordante e incómoda del cónclave se produjo con el recuento cargado de dudas, para muchos un descarado "pucherazo", realizado por los contadores de votos a mano alzada y ofreciéndose el resultado en menos de 30 segundos. Para los compromisarios de base resultó sonrojante el tratamiento adjudicada a la enmienda sobre la acumulación de cargos existentes en el partido Popular. Conociéndose la gran polémica suscitada en la enmienda anticospedal ,lo pertinente habría sido haber aceptado la petición del voto secreto, que evidentemente fue rechazado

Militancia, votantes y ciudadanos se preguntan García a que obedece tanto apoyo, tratamiento y consideraciones de Rajoy a Cospedal García nombrándola ministra de Defensa ¿Es que no tiene suficiente contenido con la dirección del partido y la Comunidad de Castilla-La Mancha? ¿El incrementar su poder es debido a equipararla con la  vicepresidenta del Gobierno? Todo es posible...Maillo representa un riguroso control en el partido y a este político, que ya apunta maneras, no se le podrá aplicar la ya famosa y ridícula formula del "finiquito en diferido" de doña Dolores.

Los verdaderos problemas surgirán  cuando ambas políticas, Soraya y María Dolores, comiencen a dedicarse y enviarse sendas cargas de profundidad y salten a los medios de comunicación con el lógico cabreo de don Mariano. El odio que se profesan mutuamente viene de antiguo y su interlocución es prácticamente nula e irreconciliable...¡¡Tiempo al tiempo!!

Comentarios

blog comments powered by Disqus

Noticias relacionadas

Videos


Noticias más comentadas

Powered by Disqus

Las noticias en tu email

diario digital