Claro, faltaba el calendario para el Ave
Menú principalabrir menu

Claro, faltaba el calendario para el Ave

16 de Febrero de 2017 20:09h

Javier Salvador, @jsalvadortp
Javier Salvador, @jsalvadortp

Quizás ahora, después de más de 1600 días sin obras en la línea de Ave que debe cruzar la provincia de Almería, podamos entender que no se trata de una cuestión de olvido, desinterés, favoritismo provincial ni nada por el estilo, el hecho de que cuando llegó Mariano Rajoy al Gobierno de España la alta velocidad quedó paralizada a su paso por esta provincia porque no había un calendario de obras para la legislatura, que es lo que ahora pide el propio PP.

Pero por si no lo entienden o no lo terminan de creer, volvemos a empezar.

No hay obras porque no había un calendario y ahora sí lo va a ver. Un calendario, que no un compromiso de ejecución material de las actuaciones.

El problema de creer o no creer es ser de un partido político o de otro. Obviamente, resulta duro tragar este sapo, sobre todo porque no hablamos de unas obras que iban a comenzar y nunca llegaron a iniciarse, y ahí es donde está el error de cálculo de los populares, porque hablar a estas alturas de calendario sería aceptable si no hubiese nada hecho y quien lo pidiese fuese la oposición.

Dicho de otra forma, el PSOE habría cubierto el expediente si desde la oposición hubiese pedido ese compromiso o un calendario, pero un partido que está en el Gobierno, responsable de parar las obras por la crisis económica, por la tortuga mora o porque sencillamente no ponía en riesgo su resultado electoral en la provincia, no tiene margen para pedir calendarios 1643 días después de hacerle un soberano corte de mangas a toda una provincia y sus esperanzas de moverse en alta velocidad.

1643 días después de paralizar las obras no hay espacio para hablar de calendarios ni acuerdos de intenciones, sino de ejecuciones, si o si, para empezar a limar la deuda de ese ejecutivo con esta provincia.

Si los parlamentarios del PP quieren hablar de Ave el único tanto que pueden apuntarse es el del reinicio de las actuaciones. Venir de la mano con el ministro de Fomento pero no a una reunión con la mesa del ferrocarril, sino con casco de obra para demostrar en campo abierto que la gente está trabajando y hay una fecha clara, comprometida, de finalización.

El hecho, a día de hoy, es que lo que queda por invertir en esa línea estratégica es precisamente la parte que corresponde a Almería y la pena de todo este asunto es que Cosentino, el gigante del mármol, no está en Huércal de Almería en vez de Cantoria, porque parece que es el único motivo que les mueve para cumplir con las infraestructuras. Pero claro, la otra pregunta que hay que hacerse es si tan poco valoran, estiman o creen merecedoras de dinero público el resto de lo que hay aquí, ya sea agrícola o turístico.

Igual sería interesante decirles en Madrid que el gigante del mármol tiene intereses en Sierra Alhamilla, para ver si así se ponen las pilas y por lo menos nos traen el Ave hasta Pechina.

Comentarios

blog comments powered by Disqus

Noticias relacionadas

Videos


Noticias más comentadas

Powered by Disqus

Las noticias en tu email

diario digital